Hola foreros. Antes de nada quisiera comunicaros que soy nuevo en el foro y que esta es mi primera entrada.
He llegado hasta aquí con la intención de contaros mis experiencias personales en diferentes situaciones de la vida (en mi caso en la vida de un adolescente).
Recientemente he perdido a mi mejor amigo y lo estoy pasando muy mal, por lo que he decidido registrarme en el foro para contar mi caso y que me ayudéis y opinéis sobre ello.
Todo empezó en el día en el que fui con mi tía y mis primos pequeños a un parque acuático en el verano de 2012. Cuando llegué allí, me vi un poco solo y aburrido ya que mis primos son pequeños y no se pueden tirar por los toboganes altos conmigo.
Cuando me cansé de tirarme por los toboganes yo solo, regresé al lugar en el que dejamos las cosas en el césped del parque y me tumbé en una hamaca. De repente mi prima, la más pequeña, se sienta a mi lado y me dice ¿qué te pasa? y le digo estoy aburrido porque no conozco a nadie de los que han venido con nosotros (mi tía vive en un pequeño pueblo cercano al mío en el que todos se conocen y quedan para ir el mismo día al parque). Entonces ella se pone a mirar a las familias que había a nuestro alrededor y me señala a un niño que está almorzando a nuestro lado con su familia y dice: ¿por qué no le hablas a ese niño que es de tu edad? yo contesto: no, no... (como que me da vergüenza, porque yo soy muy muy sociable, pero en ese año estaba en plena edad del pavo) y ella que es una niña muy espabilada me tira del brazo y dice venga no seas tonto, háblale y diviértete y le repetí que no, que me dejase en paz (pero ya me puse mas agresivo) ella se cansó/ asustó y me dijo: vale, pues ya está...
Cuando termino de almorzar vuelvo a subir las cuestas para llegar al tobogán más alto, en el que se pueden tirar dos personas a la vez y yo estaba solo. Resulta que cuando me toca tirarme aparece el niño que mi prima me señalaba anteriormente y me dice hola, ¿con quién estás por aquí dando vueltas? y le contesté con nadie... estoy solo y me dice pues ya no, pasaré el día contigo y eso me alegró el día.
A partir de aquel momento, ese día paso de ser un infierno a un día perfecto; nos hicimos muy buenos amigos y continuamos hablando día tras día por el móvil. Cada vez hablábamos más y con más confianza, era justo lo que necesitaba para pasar un verano feliz. Pues bien, llega el día en el que me dice: oye, ¿me puedes hacer un favor? ¿puedes meterte en mi cuenta de .... y desetiquetarme de una foto que no me gusta? es que en el móvil no me deja y le contesté que sí. Procedí a meterme en su cuenta para desetiquetarlo de dicha foto cuando se me abre una conversación donde alguien le pone: ¿para cuando otro cigarrito? yo estaba flipando porque no me esperaba eso de un niño tan inocente (al menos lo parecía). Cierro su cuenta, empiezo a temblar y me da un ataque de ansiedad que me tiene en cama varios días por retorcidos de barriga ( yo en aquel entonces era muy bromista, muy travieso y todo lo que tu quieras pero sobre todo era responsable e inocente y aquello me sentó muy mal para la edad que yo tenía y después de creer que había encontrado el amigo perfecto).
Cuando me recupero (algo) se lo digo por el móvil y me dice que si no acepto sus defectos que no lo acepto a él como persona y yo le dije que no es lo que yo quería decir, sino que no me lo esperaba de él y que entonces ya me podía esperar otras cosas a partir de eso. Finalmente entra en razón y dice que le he caído muy bien y por eso va a dejarlo para siempre (aunque solo lo hacía ocasionalmente), hasta ahí asunto zanjado. Continuamos como superamigos hasta navidad 2012. En varios cumpleaños, fiestas y fines de semana lo volvió a hacer; me volví a pelear y nos volvimos a perdonar dándole una segunda oportunidad. Llegan los carnavales (febrero) y se repite la misma historia y 2 meses después se vuelve a repetir, fue la última y siempre acabamos perdonaándonos. Esto es la base para entender lo que viene a continuación.
En mitad de verano, antes de entrar al instituto y después del día en el parque acuático, pedí un cambio a bilingüe en mi centro para tener más posibilidades de caer en clase con mi nuevo amigo; finalmente no caimos juntos. Vuelvo a contaros lo que pasó después de verano pero desde otro punto de vista fuera al del tabaco. Empieza el instituto y somos superamigos, yo empecé con un optimismo brutal ya que en los recreos hablábamos sobre cosas muy profundas y cada vez me caía mejor. Con el tiempo fui descubriendo cada vez más su personalidad (lo que me daba a entender): odiaba las fiestas, prefiere el tranquileo, no le gustan los líos, ve una tontería beber, le gusta la play, no es el típico futbolero (yo soy parecido en ciertas cosas)
Cada viernes quedaba con los de ese pueblo (amplié bastante el círculo de amigos) y con él para cenar y eran perfectos los primeros 3 o 4 viernes hasta que empezaron a suceder las siguientes cosas: empezó a estar desganado conmigo pero con los demás no, venía a mi pueblo y se juntaba con gente de mi pueblo que delante mía decía que odiaba y cosas de ser un poco perro conmigo que me jodían bastante y le costaba pillar mis indirectas...
EN RESUMEN A LO QUE VENGO A DECIR CON TODA ESTA PARTE: lo que quiero decir es que hemos tenido muchas peleas porque a mi me molestaban cosas de sentido común y él decía que con sus amigos de toda la vida nunca ha sido tan "detalloso" y con detalloso se refiere a no despedirse casi cada vez que nos separamos, no llamarme ni una vez cuando viene a mi pueblo y cosas de muy sentido común...
Ahora volvamos a la actualidad. Verano 2013.
Vale, lo primero que ya no había vuelto a fumar ni nada y eso lo valoré bastante pero solo os voy a resumir este verano en una anécdota con él. Mi amigo se sacó el carnet de la moto ese verano y tenía una moto, yo estaba en mi campo a 1km de su pueblo viviendo durante el mes de agosto y él venía casi todos los días pero se iba super temprano y siempre estaba amargado cuando estaba conmigo, como sin ganas de nada todo el rato con el móvil. De repente un día de los que viene me dice nos vamos al pueblo un rato? y le digo vale y me dice bueno y tu como te vas para abajo en bici o como? y yo pensando (esto no puede estar pasando, como puede ser tan perro) y le digo emm.. y me dice o si quieres te llevo y luego que te recoja tu hermano o algo y le digo mira no quiero depender de nadie sabes iré en bici (para ir al pueblo estaba muy fácil pero para volver hay que tener buenas piernas con las cuestas que hay... me metí en la casa de campo me lo pensé mejor, salí con las cosas claras y le dije mira, vete tu sólo yo no voy a ir y dice por qué? y le digo porque no me apetece y se fue solo. Ahí ya estáis viendo lo buen amigo que era, pero aún así yo lo quería muchísimo. Pues ahora llegan las siguientes fiestas de su pueblo y el único día que me quedo a dormir en la casa de mi tía y me puedo quedar hasta tarde tarde en la fiesta, mi amigo coge y a las 1 de la mañana (después de irse todos los días a las 3-4) y me dice mira que me voy que me encuentro mal y estoy cansado y le digo pues vale... y se fue; nos peleamos un día o así.
Pasaron muuchas cosas más de este tipo pero que ya ni me acuerdo, pero a pesar de todo en ciertos momentos y para ciertas cosas era la mejor persona que había conocido.
Se me ha olvidado contar de que me pasé el día antes de su cumpleaños todo el día entero ( en julio de 2013) preparándole una sorpresa para que cuando se despertara me viera allí en su casa dispuesto a pasar un día entero con él y darle los regalos que le compré ( también lo invité a cenar).
Lo último que me pasó y lo más reciente es que fuimos a un cumpleaños en un campo juntos y yo en aquel entonces estaba mal porque me gustaba una chica que estaba en el cumpleaños y ella no lo sabía y también porque me dio un bajón de larga temporada porque me sentía solo tanto de amigos como de chicas y entonces a lo primero él se portó muy bien conmigo pero después se juntó con los otros chicos que había allí (cuatro tontos) y me dejó a un lado bastante rato hasta que un par de horas después se sentó a mi lado en la casa del campo y me dijo "ME ENCUENTRO MAL Y TENGO SUEÑO, ME VOY A IR EN MENOS DE UNA HORA" yo pensé, pobre, tendrá que descansar el chiquillo ( no me lo tomé mal) pero es que lo fuerte es que 3 horas después ( se había quedado al final) se va a bailar en plan hard style a matarse y sudar con los otros tontos y me vuelvo a quedar de lado con las niñas que sí me quieren... me dolió tanto aquel gesto que me puse a llorar apartado de la gente... Y el colmo ahora es que se acerca y me dice todo bien? y le digo si (llorando) y me dice seguro? y le digo si? y se va
Al final de esta historia pasó algo muy largo de contar en el que me dejó por mentiroso delante de otra persona y se seguía comportando raro y pasando de mí hasta que decidí, tras otro ataque de ansiedad por la rabia que me dio lo de que me dejó por mentiroso, que deberíamos separarnos para siempre y se lo dije y sin rechistar ( no contestó) desde ese día no me mira, no me habla, no me saluda y seguimos yendo al mismo sitio en el recreo con otros chicos. Si ese hubiera sido yo, si me importa tanto mi amigo, supongo que iría a pedirle perdón o lo que sea ¿no? Pero el caso es que aunque me siento bien por haberme desmentido ya de falsos amigos... lo sigo queriendo más que a nadie porque he compartido muchas cosas bonitas también con él y es en quien más confiaba... ¿qué debo hacer? ¿Debo enorgullecerme por haber aguantado desde aquel momento sin hablarle o debo dejar mi "orgullo" (el suyo) y arrastrarme yo para pedirle perdón? ¿Quién creéis que lleva la razón aquí?
Muchas gracias a todos los que se hayan molestado en leer mi larga historia. Agradeceré cualquier opinión que pongáis.
De un adolescente dolido por los palos que le da la vida (a cada cuál de una forma u otra)