Leer "Cien años de soledad" sin dormirse - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Leer "Cien años de soledad" sin dormirse

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • mileyes
    Le Zumba la Malanga
    • abr 2012
    • 14662

    Leer "Cien años de soledad" sin dormirse

    Tal vez leyendo página por página podría una persona inteligente aguantar las lecturas de esnobs y rojillos.

    Acabo de leer la primera página de este mamotreto:


    http://aristobulo.psuv.org.ve/wp-con...e-soledad1.pdf


    Sinceramente, no hallé nada extraordinario en la descripción de Aracadio y los gitanos.

    Creo que prefiero el Chanoc, aunque haya sido un cómic menos pensado que el Kalimán.
  • mileyes
    Le Zumba la Malanga
    • abr 2012
    • 14662

    #2
    Pág. 4

    No le veo gran cosa a esta página tampoco.

    Incluye la descripción de Melquíades:

    "alumbrando con su profunda voz de órgano los territorios más oscuros de la imaginación, mientras
    chorreaba por sus sienes la grasa derretida por el calor".

    Comentario

    • mileyes
      Le Zumba la Malanga
      • abr 2012
      • 14662

      #3
      Pág. 5

      Los gitanos le dan a Melquíades una dentadura postiza, y Arcadio y otros pensaban que se trataba de alguna fórmula mágica de rejuvenecimiento.

      "Al otro lado del río hay toda clase de aparatos mágicos, mientras que nosotros seguimos viviendo como los burros."

      Comentario

      • mileyes
        Le Zumba la Malanga
        • abr 2012
        • 14662

        #4
        Pág. 6

        Se habla sobre Arcadio y Úrsula. Él era descuidado en su vestir; ella le arreglaba la barba...

        En Macondo abundaban los animales, excepto gallos de pelea.

        Los gitanos dieron con Macondo siguiendo el cantar de las abundantes aves.

        La única salida posible de Macondo estaría al norte, pues en otros puntos cardinales había peligros, como sirenas.

        Se emprendió la exploración.

        "Durante una semana, casi sin hablar, avanzaron como sonámbulos por un universo de pesadumbre, alumbrados apenas por una tenue reverberación de insectos luminosos".

        De pronto, hallaron un galeón español.

        "El casco, cubierto con una tersa coraza de rémora petrificada y musgo tierno, estaba firmemente enclavado en un suelo de piedras."

        Comentario

        • mileyes
          Le Zumba la Malanga
          • abr 2012
          • 14662

          #5
          Pág. 7

          José Arcadio Buendía se decepcionó al hallar el mar, "color de ceniza, espumoso y sucio".

          Concluyó que Macondo estaba rodeado de agua y que había que cambiarlo de lugar. Úrsula se puso de acuerdo con las mujeres de la aldea, para oponerse a ese plan masculino.
          Editado por última vez por mileyes; http://www.elforolibre.com/member/89-mileyes en 22/04/14, 20:18:08.

          Comentario

          • mileyes
            Le Zumba la Malanga
            • abr 2012
            • 14662

            #6
            Pág. 8

            Úrsula se opone a la mudanza. Aureliano intenta convencerla contándole sobre los adelantos de otros lares, pero ella permanece "insensible a su clarividencia".

            Para convencerlo de desistir de su empeño, lo induce a convivir con sus hijos, a los cuales no les había hecho mucho caso su padre hasta entonces.

            El pequeño Aureliano tenía catorce años. Fue concebido en la sierra, antes de la fundación de Macondo.

            "Aquellas alucinantes sesiones quedaron impresas de tal modo en la memoria de los niños, que muchos años más tarde, un segundo antes de que el oficial de los ejércitos regulares diera la orden de fuego al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía volvió a vivir la tibia tarde de marzo en que su padre interrumpió la lección de física (...) oyendo los tambores de los gitanos."

            Comentario

            • mileyes
              Le Zumba la Malanga
              • abr 2012
              • 14662

              #7
              Pág. 9

              Melquíades murió.

              Arcadio llevó a sus hijos con un gigante de torso peludo y cabeza rapada que les mostró algo insólito para ellos: un trozo de hielo,

              "un enorme bloque transparente, con infinitas agujas internas en las cuales se despedazaba en estrellas de colores la claridad del crepúsculo".

              Comentario

              • mileyes
                Le Zumba la Malanga
                • abr 2012
                • 14662

                #8
                Cap. 10

                La bisabuela de Úrsula sufría paranoia tras un ataque de los piratas de Francis Drake. El autor (y mucha gente se lo cree) intenta que sea muy ingeniosamente cómica la anécdota de que esa paranoia le surgió tras sentarse en un fogón encendido.

                Esa bisabuela era esposa del bisabuelo de Arcadio. El amor se fue heredando y sentían complejos por el tabú del incesto.

                Uno de los niños de la familia (hijo de sus tíos) nació con una anomalía congénita, una cola de tirabuzón, la cual le creó complejos con el sexo opuesto y murió cuando, cuarentón y virgen, un cocinero le cortó ese apéndice.

                Comentario

                • mileyes
                  Le Zumba la Malanga
                  • abr 2012
                  • 14662

                  #9
                  EN ESTAS DIEZ PÁGINAS NO LE HE HALLADO NADA DE EXCELSO A ESTA OBRA.




                  Pero son 175 en total. ¿Será que lo bueno empieza después? ¿O que esa obra es como "el traje nuevo del emperador"?


                  Comentario

                  • mileyes
                    Le Zumba la Malanga
                    • abr 2012
                    • 14662

                    #10
                    PÁG. 11

                    Úrsula se defendía de una violación conyugal.

                    Tras un juego de gallos (¿no que no había en Macondo?), Prudencio Aguilar se burló de Arcadio: "a ver si por fin ese gallo le hace el favor a tu mujer".

                    Con esa misma lanza amenazó a Úrsula para que follara con él.

                    Arcadio le clavó una lanza en la garganta a su rival. El espectro, taponeándose la herida, se les aparecía a él y a su esposa.

                    Él, ella y otros salieron huyend sin rumbo fijo. A ella la tenían que cargar en hamaca, por las várices.

                    "Acamparon a la orilla de un río pedregoso cuyas aguas parecían un torrente de vidrio helado."


                    Arcadio soñó que en aquel lugar se levantaba una "ciudad ruidosa con casas de paredes de espejo". Una voz natural le contestó que el nombre de esa ciudad sería Macondo.

                    Comentario

                    • mileyes
                      Le Zumba la Malanga
                      • abr 2012
                      • 14662

                      #11
                      PÁG. 12

                      José Arcadio tiene la idea de construir una ciudad de hielo, para combatir el calor. "Macondo dejaría de ser un lugar ardiente, cuyas bisagras y aldabas se torcían de calor, para convertirse en una ciudad invernal."

                      Úrsula vio a su hijo cuando se cambiaba de ropa, y le sorprendió lo bien dotado que estaba, creyendo que padecía una anomalía.

                      Lo comentó con una señora que le hacía la limpieza y que echaba las cartas. Ésta rió y, mañosa, le tocó el pene al joven Arcadio y lo citó en su vivienda. El chico avanzó en la oscuridad, buscando a la vieja. Su primera experiencia sexual se acompañó de temores.

                      A ella la ubicaba por el olor de sus axilas.

                      Comentario

                      • mileyes
                        Le Zumba la Malanga
                        • abr 2012
                        • 14662

                        #12
                        PÁG. 13

                        José Arcadio, con base en los escritos de Melquíades, logró separar el oro de Úrsula del cascote adherido al fondo del caldero.

                        A su hijo ello no lo emocionaba. Pensaba en Pilar Ternera, la mujer que le tocara el pene. Ella había sido violada a los 14 años y su pretendiente era de otra.

                        Ella perdió en la espera "la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón".

                        Comentario

                        • mileyes
                          Le Zumba la Malanga
                          • abr 2012
                          • 14662

                          #13
                          PÁG. 14

                          Ante el desprecio de su hijo por su hallazgo, Buendía lo golpeó:

                          "Le dio con el revés de la mano un violento golpe en la boca que le hizo saltar la sangre y las lágrimas".

                          El chico contó a su hermano sus aventuras amorosas. La madre los desparasitó, creyéndolos enfermos.

                          Llegaron unos gitanos que no eran "heraldos del progreso, sino mercachifles de diversiones".

                          Pilar, "entusiasmada por el entusiasmo" del joven amante (la redundancia viene así en el original), le explicó de golpe que él "iba a tener un hijo" (diríamos ahora: que era padre de un niño fetal).

                          Comentario

                          • mileyes
                            Le Zumba la Malanga
                            • abr 2012
                            • 14662

                            #14
                            PÁG. 15

                            Arcadio Jr. vuelve a ayudar a su padre en sus investigaciones y no lo distraen los gitanos que pasan en una estera voladora (notemos aquí el uso ya de la fantasía clara).

                            José Arcadio seduce a una gitana practicándole froteurismo por detrás mientras ven un espectáculo. Van a la carpa de la chica. Ella le deja ver su mal desarrollado cuerpo; él también se desnuda, cohibido por la falta de intimidad. La lámpara colgada en la vara central iluminaba todo el ámbito. Una gitana le ve el miembro enorme y le dice "que Dios te la conserve".

                            Comentario

                            • Eleva
                              forista auténtica
                              • mar 2012
                              • 6198

                              #15
                              libro completo online

                              http://aristobulo.psuv.org.ve/wp-con...e-soledad1.pdf
                              En cada detalle se aprende algo todos los días. Buenas y malas experiencias, las buenas las atesoro, las malas a un lado.


                              all you need is

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X