Cae dinosaurio en Nadiria - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Cae dinosaurio en Nadiria

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • SUPERVIAJES
    MUY CACHONDO
    • may 2014
    • 479

    Cae dinosaurio en Nadiria

    Cae dinosaurio en Nadiria

    Are you experienced?
    (i.m. Jimmy Hendrix)



    EL REPORTE NO es explícito. De la lejana Nadiria llegó un telegrama a nuestras oficinas. Dice, simplemente: “Cae dinosaurio en Nadiria punto gran conmoción punto carretera bloqueada punto gente con sierras arranca pedazos animal punto envíen condimentos punto”.

    Suponemos que se trata de una broma, porque al último dinosaurio se lo comieron los nadirienses hace cosa de diez años, y en aquella ocasión ni siquiera avisaron: simplemente se lo comieron, y sin condimentos.

    Tal vez tratan de llamar la atención mundial porque esa región, que antes era un paraíso de los espeleólogos y cazadores de tuzas, ha visto reducidos sus ingresos por concepto de turismo.

    Hace unos cincuenta años, cuando se fundó el retiro psiquiátrico y llegaron los primeros pobladores, Nadiria se hizo famosa porque del cielo, sin previo aviso, se dejaban caer serpientes voladoras gigantes. Aquel suicidio de reptiles increíbles le dio de comer a esa tribu de desahuciados, hasta que llegó la televisión y el mundo vio con ojos de asombro que Nadiria no era un mito: realmente caían animalazos del cielo, morían y los nadirienses se apresuraban a destazarlos con elementales cuchillos, piedras filosas y hasta con las uñas, para asar y devorar luego la correosa carne en un festín generalizado donde danzaban y cantaban hasta desgañitarse, mientras bebían cierto licor de rábano de producción local que luego del hartazgo los hacía caer en un sueño que les duraba un par de semanas, hasta que el azotón de otra bestia voladora los despertaba para comenzar otra vez la ceremonia interminable que durante varios años fue la única actividad de esa gente estéril, condenada a vivir semidesnuda y portar, como única identificación, un sello indeleble con un número y una clave clínica que el Departamento de Sanidad les tatuaba en la mejilla izquierda.

    Un buen día, alguien halló un nido de dinosaurios tiernos en el corazón de la montaña. Como aquel evento significaba una mejoría drástica en la dieta de los nadirienses, al descubridor de semejante tesoro le alzaron un monumento. Hecha con el polvo de los huesos que quedaron de las hecatombes, la efigie del ilustre loco adorna con mirada exaltada y ademán grandilocuente una placita sembrada de extrañas margaritas amarillas en el jardín central de Nadiria.

    Los dinosaurios, que por otra parte eran sólo una docena, fueron muertos a pedradas y devorados uno tras otro por la insaciable turba de dementes, a los que se habían agregado algunos fugitivos de la ley y enfermos incurables que buscaron refugio en aquel territorio agreste y sin más reglas que las dictadas por el vientre.

    Cuando no quedó más carne mesozoica, la población hambrienta se dio a la tarea de confeccionar collares y tallar figurillas indescriptibles hechas con dientes y huesos de dinosaurio, para cambiarlos por los sánwiches, bebidas enlatadas y camisetas deportivas que portaban los periodistas, vendedores de religiones y políticos que visitaron aquel último santuario del primitivismo en busca de su propia trascendencia, hasta que el benévolo gobierno tuvo la genial idea de obsequiar a los nadirienses varias toneladas de trigo alteño en negras bolsas de plástico duro con un kilo de semilla selecta cada una, para que los locos descubrieran una forma nueva de agricultura, tras el éxito obtenido con los rabanitos etílicos y las margaritas mutantes del jardín central, que hasta entonces eran las únicas especies vegetales domesticadas. Los nadirianos consideraron que cada bolsa, herméticamente sellada al vacío, era el huevo de algún sabroso bicho que surgiría del suelo si se le sembraba a la luz de la luna llena en terreno arenoso y se le regaba luego con abundante orina. El resultado de ese experimento fue que los campos de Nadiria quedaron minados con nidos de tuzas que aparecieron milagrosamente después de la primavera.

    Pronto la plaga se convirtió en una bendición. De todos lados llegaban cazadores y demás gente ociosa portando grandes rifles y catalejos. Algunos nadirienses aprendieron a disecar aquellos roedores de gran tamaño, prepararon la carne en insólitas barbacoas y trocaron el secreto del elixir de rábano, de propiedades altamente hipnóticas, por aperos viejos de agricultura y caza, o se prestaban como criados de cazadores de fin de semana a cambio de ropa usada y radios de baterías. Otros explotaron hasta el aburrimiento la leyenda del nido de dinosaurios, y diariamente conducían a centenas, luego docenas y por fin a alguno que otro turista hasta las entrañas de la sierra, donde aún quedaban enormes esqueletos, montones de pellejos enmohecidos y excremento humano en lo que pudo ser el último refugio de los grandes saurios.

    Sin embargo, la fama de esta villa fue rápidamente opacada por el surgimiento, al otro lado de la sierra, de un gigantesco géiser que modificó la flora, la fauna y el clima de lo que antes era un valle desértico vecino de Nadiria. Termalia es, hasta ahora, el paraíso de los bañistas, que se divierten pelando patos y gallinas salvajes sumergiéndolos vivos en las hirvientes aguas que manan de la panza rocosa de un cerro azul. En Termalia, justo es decirlo, los únicos locos son los que llegan a tratar de curarse la lepra, el vitiligo, el pie de atleta y hasta los males del alma mediante baños sucesivamente más calientes en las diversas lagunas que los astutos comerciantes de las comarcas cercanas han establecido y promovido mundialmente como la última maravilla medicinal.

    Ahora, suponemos que la mercadotecnia nadiriense ha ideado la manera de competir con su vecina milagrosa. Los loquitos estarán, sin duda, comiéndose algún mamut de los que sobreviven en los pantanos, o alguna ballena desorientada que quiso remontar el río y llegó a la Laguna Menthall, donde los orates la habrán apedreado para disfrazar luego el cadáver con alguna de las enormes pieles que guardan en la montaña y tratar de hacernos creer que se están comiendo un dinosaurio que vuela. Lo sospechoso es que pidan condimentos, porque todo el mundo sabe que los nadirianos prefieren el sabor natural, agridulce y ligeramente picante de una costilla o un jamón de dinosaurio asado. Allá ellos.


    México, D.F., abril de 1994.
    .




    .
  • Goncen
    Creador de multiversos
    • mar 2012
    • 4241

    #2
    usted es le autor de esto?
    parece que habla de una realidad alternativa, me parecio bastnte interesante y me gusto la redaccion muy bien hecha a mi parecer.
    Editado por última vez por Goncen; http://www.elforolibre.com/member/41-goncen en 11/08/14, 14:55:24.

    http://paginadegoncen.net

    http://www.gorronautas.tk
    http://www.jupitermx.com

    Comentario

    • SUPERVIAJES
      MUY CACHONDO
      • may 2014
      • 479

      #3
      Originalmente publicado por Goncen Ver Mensaje
      usted es le autor de esto?
      parece que habla de una realidad alternativa...

      Así es. Es un texto de mi autoría. Forma parte de una colección de relatos breves que pienso publicar no muy pronto.

      Está inspirado por la lectura que hice de algunos libros de García Márquez allá por los años 90.

      Aquí publicaré algunas otras cosillas, según las vaya encontrando en mis discos duros. Espero que sea material bien recibido por l@s forist@s y visitantes.
      .




      .

      Comentario

      • parmenides
        Stary bolshevik
        • mar 2012
        • 6989

        #4
        Excelentísimo.
        Chingue a su madre Soytupadre.



        Comentario

        • Goncen
          Creador de multiversos
          • mar 2012
          • 4241

          #5
          lastima que actualmente ya no voy a eso espacios literarios como solia hacer por que llevaria este texto a mostrar

          http://paginadegoncen.net

          http://www.gorronautas.tk
          http://www.jupitermx.com

          Comentario

          • indio errante
            Estoico
            • oct 2012
            • 1762

            #6
            Muy bueno tu cuento superviaje, felicidades!


            saludos

            Comentario

            Trabajando...
            X