Esas poesías que tanto me impresionaron. - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Esas poesías que tanto me impresionaron.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • yosto
    Junior
    • mar 2012
    • 159

    Esas poesías que tanto me impresionaron.

    La cena miserable.

    Hasta cuándo estaremos esperando lo que
    no se nos debe... Y en qué recodo estiraremos
    nuestra pobre rodilla para siempre... Hasta cuándo
    la cruz que nos alienta no detendrá sus remos.

    Hasta cuándo la Duda nos brindará blasones
    por haber padecido...
    Ya nos hemos sentado
    mucho a la mesa, con la amargura de un niño
    que a media noche, llora de hambre, desvelado...

    Y cuándo nos veremos con los demás, al borde
    de una mañana eterna, desayunados todos.
    Hasta cuándo este valle de lágrimas, a donde
    yo nunca dije que me trajeran.
    De codos
    todo bañado en llanto, repito cabizbajo
    y vencido: hasta cuándo la cena durará.

    Hay alguien que ha bebido mucho, y se burla,
    y acerca y aleja de nosotros, como negra cuchara
    de amarga esencia humana, la tumba...
    Y menos sabe
    ese oscuro hasta cuándo la cena durará!

    Vallejo
  • Tatiana
    Junior
    • mar 2012
    • 390

    #2
    Yosto qué maravilla!
    Vallejo es mi poeta favorito, de toda la vida.
    Y en este Foro en poquísimos días lo he leido dos veces.
    Qué suerte la mía!
    Saludos
    "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
    Harold Clewes

    Comentario

    • yosto
      Junior
      • mar 2012
      • 159

      #3
      Originalmente publicado por Piticoe Ver Mensaje
      Yosto qué maravilla!
      Vallejo es mi poeta favorito, de toda la vida.
      Y en este Foro en poquísimos días lo he leido dos veces.
      Qué suerte la mía!
      Saludos
      Hola Piticoe:

      Vallejo es uno de los grandes y un clásico que no puede faltar en nuestra biblioteca.

      Era un gran melancólico y le tocó sufrir en la vida.

      Te invito a que dejes alguna poesía que te haya impresionado, es el fin de este tema.

      Saludos!!

      Comentario

      • Jacobo Casal
        Expulsado de elforolibre
        • mar 2012
        • 11000

        #4
        Para doña Piticoe, uno de mis favoritos de este enorme poeta


        HOY ME GUSTA LA VIDA MUCHO MENOS...

        Hoy me gusta la vida mucho menos,
        pero siempre me gusta vivir: ya lo decía.
        Casi toqué la parte de mi todo y me contuve
        con un tiro en la lengua detrás de mi palabra.

        Hoy me palpo el mentón en retirada
        y en estos momentáneos pantalones yo me digo:
        ¡Tánta vida y jamás!
        ¡Tántos años y siempre mis semanas!...
        Mis padres enterrados con su piedra
        y su triste estirón que no ha acabado;
        de cuerpo entero hermanos, mis hermanos,
        y, en fin, mi sér parado y en chaleco.

        Me gusta la vida enormemente
        pero, desde luego,
        con mi muerte querida y mi café
        y viendo los castaños frondosos de París
        y diciendo:
        Es un ojo éste; una frente ésta, aquélla... Y repitiendo:
        ¡Tánta vida y jamás me falla la tonada!
        ¡Tántos años y siempre, siempre, siempre!

        Dije chaleco, dije
        todo, parte, ansia, dice casi, por no llorar.
        Que es verdad que sufrí en aquel hospital que queda al lado
        y que está bien y está mal haber mirado
        de abajo para arriba mi organismo.

        Me gustará vivir siempre, así fuese de barriga,
        porque, como iba diciendo y lo repito,
        ¡tánta vida y jamás y jamás! ¡Y tántos años,
        y siempre, mucho siempre, siempre siempre!

        César Vallejo

        Comentario

        • yosto
          Junior
          • mar 2012
          • 159

          #5
          Para doña Piticoe también, que yo la vi antes que el Jacobo (y además soy más joven y chingón).

          La poesía es un arma cargada de futuro.

          Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
          mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
          fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
          como un pulso que golpea las tinieblas,

          cuando se miran de frente
          los vertiginosos ojos claros de la muerte,
          se dicen las verdades:
          las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

          Se dicen los poemas
          que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
          piden ser, piden ritmo,
          piden ley para aquello que sienten excesivo.

          Con la velocidad del instinto,
          con el rayo del prodigio,
          como mágica evidencia, lo real se nos convierte
          en lo idéntico a sí mismo.

          Poesía para el pobre, poesía necesaria
          como el pan de cada día,
          como el aire que exigimos trece veces por minuto,
          para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

          Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
          decir que somos quien somos,
          nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
          Estamos tocando el fondo.

          Maldigo la poesía concebida como un lujo
          cultural por los neutrales
          que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
          Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

          Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
          y canto respirando.
          Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
          personales, me ensancho.

          Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
          y calculo por eso con técnica qué puedo.
          Me siento un ingeniero del verso y un obrero
          que trabaja con otros en sus aceros.

          Tal es mi poesía: poesía-herramienta
          a la vez que latido de lo unánime y ciego.
          Tal es, arma cargada de futuro expansivo
          con que te apunto al pecho.

          No es una poesía gota a gota pensada.
          No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
          Es algo como el aire que todos respiramos
          y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

          Son palabras que todos repetimos sintiendo
          como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
          Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
          Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

          Grabiel Celaya.

          Comentario

          • Tatiana
            Junior
            • mar 2012
            • 390

            #6
            Muchas gracias Jacobo y Yastos.
            Vallejo es grande, inmarcesible para mi , desde siempre y todos sus poemas me gustan e impresionan, unos más que otros.
            Pero escojo este para seguir en la línea

            Espergesia

            Yo nací un día
            que Dios estuvo enfermo.

            Todos saben que vivo,
            que soy malo; y no saben
            del diciembre de ese enero.
            Pues yo nací un día
            que Dios estuvo enfermo. Hay un vacío
            en mi aire metafísico
            que nadie ha de palpar:
            el claustro de un silencio
            que habló a flor de fuego.

            Yo nací un día
            que Díos estuvo enfermo.

            Hermano, escucha, escucha...
            Bueno. Y que no me vaya
            sin llevar diciembres,
            sin dejar eneros.

            Pues yo nací un día
            que Díos estuvo enfermo.

            Todos saben que vivo,
            que mastico... Y no saben
            por qué en mi verso chirrían,
            oscuro sinsabor de féretro,
            luyidos vientos
            desenroscados de la Esfinge
            preguntona del Desierto.

            Todos saben... Y no saben
            que la luz es tísica,
            y la Sombra gorda...
            Y no saben que el Misterio sintetiza...
            que él es la joroba
            musical y triste que a distancia denuncia
            el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

            Yo nací un día
            que Dios estuvo enfermo,
            grave.


            César Vallejo
            "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
            Harold Clewes

            Comentario

            • Tatiana
              Junior
              • mar 2012
              • 390

              #7
              Tercer poema de ausencia

              Tú has escondido la luz en alguna parte
              y me niegas el retorno,
              sé que esta oscuridad no es cierta
              porque antes de mis manos volaban las luciérnagas,
              y yo te buscaba
              y tú eras tú
              y éramos unos ojos
              en un mismo lecho
              y nadie de nosotros pensaba en el eclipse,
              pero nos hicimos fríos y conocidos
              y la noche se hizo inaccesible
              para bajarla juntos.
              Tú has escondido la luz en alguna parte,
              la has plantado en otros ojos,
              porque desde que ya no existes
              nada de lo que está junto a mí amanece.

              Homero Aridjis
              "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
              Harold Clewes

              Comentario

              • yosto
                Junior
                • mar 2012
                • 159

                #8
                Donde habite el olvido. Luis Cernuda.


                Donde habite el olvido,
                En los vastos jardines sin aurora;
                Donde yo sólo sea
                Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
                Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

                Donde mi nombre deje
                Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
                Donde el deseo no exista.

                En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
                No esconda como acero
                En mi pecho su ala,
                Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

                Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
                Sometiendo a otra vida su vida,
                Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

                Donde penas y dichas no sean más que nombres,
                Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
                Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
                Disuelto en niebla, ausencia,
                Ausencia leve como carne de niño.

                Allá, allá lejos;
                Donde habite el olvido.

                Comentario

                • Tatiana
                  Junior
                  • mar 2012
                  • 390

                  #9
                  Qué hermoso poema Yostos!
                  Y que sugerente título.
                  Yo escuche hace un tiempo -corto- una canción de Sabina con ese título y me gustó (también) mucho.
                  Hay que saborear a Cernuda antes de poner algo más.
                  Saludos
                  "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
                  Harold Clewes

                  Comentario

                  • Tatiana
                    Junior
                    • mar 2012
                    • 390

                    #10
                    De una gran amiga de Luis Cernuda, María Zambrano. Filósofa española y poetisa tambien, por lógica; la suya.
                    La descubrí, casualmente, cuando fui a averiguar por qué María Zambrano escribió uno de los libros que estaba entre los libros "más gustados" de un forista muy especial en cuanto a selecciones.

                    Y me la encontré; y este poema me impresionó de una manera total.
                    Como si todo ese rodeo hubiese sido unicamente para encontrarla,
                    Y aqui lo comparto con ustedes



                    La llama

                    Asistida por mi alma antigua,
                    por mi alma primera al fin recobrada,
                    y por tanto tiempo perdida.

                    Ella, la perdediza, al fin volvió por mí.
                    Y entonces comprendí
                    que ella había sido la enamorada.

                    Y yo había pasado por la vida
                    tan sólo de paso, lejana de mí misma .

                    Y de ella venían las palabras sin dueño
                    que todos bebían sin dejarme apenas nada a cambio.

                    Yo era la voz de esa antigua alma.
                    Y ella, a medida que consumaba su amor,
                    allá, donde yo no podía verla;
                    me iba iniciando a través del dolor del abandono.

                    Por eso nadie podía amarme
                    mientras yo iba sabiendo del amor.
                    Y yo misma tampoco amaba.

                    Sólo una noche hasta el alba.
                    Y allí quedé esperando.

                    Me despertaba con la aurora,
                    si es que había dormido.

                    Y creía que ya había llegado,
                    yo, ella, él...

                    Salía el Sol y el día caía
                    como una condena sobre mí.
                    No, no todavía.

                    Zambrano, María
                    "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
                    Harold Clewes

                    Comentario

                    • yosto
                      Junior
                      • mar 2012
                      • 159

                      #11
                      Como tú.


                      Así es mi vida,
                      piedra,
                      como tú. Como tú,
                      piedra pequeña;
                      como tú,
                      piedra ligera;
                      como tú,
                      canto que ruedas
                      por las calzadas
                      y por las veredas;
                      como tú,
                      guijarro humilde de las carreteras;
                      como tú,
                      que en días de tormenta
                      te hundes
                      en el cieno de la tierra
                      y luego
                      centelleas
                      bajo los cascos
                      y bajo las ruedas;
                      como tú, que no has servido
                      para ser ni piedra
                      de una lonja,
                      ni piedra de una audiencia,
                      ni piedra de un palacio,
                      ni piedra de una iglesia;
                      como tú,
                      piedra aventurera;
                      como tú,
                      que tal vez estás hecha
                      sólo para una honda,
                      piedra pequeña
                      y
                      ligera...

                      León Felipe

                      Comentario

                      • Jacobo Casal
                        Expulsado de elforolibre
                        • mar 2012
                        • 11000

                        #12
                        Originalmente publicado por yosto Ver Mensaje
                        Para doña Piticoe también, que yo la vi antes que el Jacobo (y además soy más joven y chingón).
                        La juventud es una enfermedad que se cura con los años...



                        Piedritas en la ventana

                        De vez en cuando la alegría
                        tira piedritas contra mi ventana
                        quiere avisarme que esta ahí esperando
                        pero me siento calmo
                        casi diría ecuánime
                        voy a guardar la angustia en su escondite
                        y luego a tenderme la cara al techo
                        que es una posición gallarda y cómoda
                        para filtrar noticias y creerlas

                        quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
                        ni cuándo mi historia va a ser computada
                        quién sabe qué consejos voy a inventar aún
                        y qué atajo hallaré para no seguirlos

                        está bien no jugaré al desahucio
                        no tatuaré el recuerdo con olvidos
                        mucho queda por decir y callar
                        y también quedan uvas para llenar la boca

                        está bien me doy por persuadido
                        que la alegría no tire mas piedritas
                        abriré la ventana
                        abriré la ventana.

                        Mario Bernedetti

                        De su libro COTIDIANAS (1978-1979)

                        Comentario

                        • yosto
                          Junior
                          • mar 2012
                          • 159

                          #13
                          Originalmente publicado por Jacobo Casal Ver Mensaje
                          La juventud es una enfermedad que se cura con los años...


                          Ah, D. Jacobo, yo tampoco estoy para tirar demasiados cohetes.

                          Saludos

                          Comentario

                          • Tatiana
                            Junior
                            • mar 2012
                            • 390

                            #14
                            SOLEDADES


                            No no separa la distancia
                            lo que nos aleja es el silencio.

                            No existe antes ni después
                            porque mis manos. . . por ejemplo,
                            te sienten al tocarte
                            mis ojos al mirarte
                            y mis oidos al oirte,
                            estás ahí cuando te siento
                            y aunque pudiera alcanzarte
                            rompiendo la distancia,
                            sin verte ni sentirte
                            eres mi soledad
                            constancia del silencio,
                            puedo desearte
                            puedo creer tocarte
                            pero nunca tenerte.

                            Podría atisbar en mi memoria
                            y jugar a reconstruirte,
                            pero la realidad
                            que nos separa siempre
                            no es la ausencia
                            no es la distancia. . . .
                            lo que nos hace solos
                            a los dos. . . es el silencio.


                            Cesar Pellicer Lopez de Llergo





                            Espero que les guste, este poeta apenas ha empezado a publicar su obra.
                            Lo conocí gracias a un buen amigo mio, en la literatura, aunque antagonista en la política.
                            El amor al arte une más, que nos separa lo demás.
                            Saludos
                            Editado por última vez por Tatiana; http://www.elforolibre.com/member/33-tatiana en 21/05/12, 10:27:43.
                            "Cuando el Poder y el Odio se dan la mano, es preciso cuidarse de los hombres comunes"
                            Harold Clewes

                            Comentario

                            • Jacobo Casal
                              Expulsado de elforolibre
                              • mar 2012
                              • 11000

                              #15
                              Doña Piticoe:

                              Gracias por compartir este descubrimiento.

                              No hay duda, tiene que ser hermano de las actrices Pina (Josefina Pellicer López de Llergo), la esposa de Ignacio López Tarso en la película Macario y de Pilar, de larga y notable trayectoria -por lo tanto- sobrino de Carlos Pellicer, "El poeta de América".

                              Una búsqueda rápida no me permitió encontrar ninguna referencia bibliográfica de la obra de este poeta ¿Conoce usted el/los títulos de su(s) libro(s)?

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X