Diario de una sombra. - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Diario de una sombra.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • Pantera Negra
    concientizador
    • feb 2013
    • 588

    Diario de una sombra.

    23 de septiembre,

    Le prometí a Amanda que haría volver a ese fantasma gris.

    Este día, no podía ser de otra manera, es un día nublado, con lluvia y con un frío que aún no es aquél frío de invierno; el que cala y despierta aun a un cuerpo entumecido por los años, por las batallas, por las cicatrices.
    Y es tu día; el que yo ´puse para ti Aris como aniversario del día en que nos conocimos; aunque tu y yo sabemos que en realidad nunca nos conocimos y que... bueno tu ya sabes el resto de la historia.
    El desfile de fantasmas no cesa, ya te había contado de algunos de esos fantasmas; los mismos que se interpusieron entre nuestra realidad que nunca fue, pero que reforzaron nuestra irrealidad. Y preguntas que ¿porqué eres tu mi interlocutora, pudiendo haber escogido a cualquiera otra de las almas que no son, como tal destinatario de un soliloquio dirigido a nadie?; y ya sabes que no se responder.
    O quizá sí. Recuerda que nunca respondiste mis cartas, que eso me hizo pensar que ya no existes, que ya no existías entre los vivos, sino solo como recuerdo. Y quizá también no me equivoqué, y no hayas podido responder mas, ni leer siquiera; y mucho menos ahora, que esto ya no son cartas y que no se envían a nadie por ningún medio.


    27 de septiembre,

    Aquél último suspiro que exhalé por Vero, el que supongo que no leíste, pero sobre el cual sonreíste con indiferencia que ambos sabemos que no es indiferencia. Ese suspiro aun vaga por este páramo, junto a tantos otros mas que se cuentan con no mas de los dedos de mis dos manos, estas si con cinco dedos cada una.
    Ese suspiro hoy tiene un suspiro compañero. Mas experto, mas curtido; pero igual de muerto como el niño muerto que nació cuando tu, Aris, te topaste con aquél conejo gris.


  • Pantera Negra
    concientizador
    • feb 2013
    • 588

    #2
    Noviembre 3,

    La tristeza tiene mil rostros, aunque nadie se tome la molestia de mirarlos, pues su propia tristeza le quita a cada uno las ganas de mirar nada.
    Hoy tengo una tristeza especial, la tristeza que se siente por envejecer.
    Ir mirando como cada flor, por muy bella y lozana, y alegre, viva; poco a poco se va poniendo mustia, ajada, marchita como dice a la letra esa canción de Ricardo Palmerín. Pero la tristeza aumenta cuando te das cuenta que ya ninguna de aquellas flores, ni siquiera ya las ajadas, son para ti.
    Ayer en sentido figurado porque no fue ayer, seguí ávido cada verso del "caballo viejo"; mirando una flor alegre danzar alegre por ser una flor que todos miran. Yo mismo miré alegre la danza alegre de esa flor alegre; aunque bien sabía que detrás de esa alegría viene la tristeza irremediablemente. Me solacé en especial con el verso "caballo viejo no puede, perder la flor que le dan. Porque después de esta vida no hay otra oportunidad".
    Me retiré a ver, a la distancia: el patético espectáculo de un viejo cara de caballo; plétore de poder y envanecido con su propio egoísmo literario, yaciendo al lado de una flor en plenitud. Buscando vida donde bien sabe que no la va a encontrar, pues la vida ya no cabe en su cuerpo viejo.

    Comentario

    • Pantera Negra
      concientizador
      • feb 2013
      • 588

      #3
      Noviembre 10,

      La lluvia cae alrededor del parque donde como, nadie entiende esto; me tildan de loco por salir a comer solo entre la lluvia, pudiendo quedarme en el pequeño comedor de la empresa.
      Los escasos concurrentes al parque, ven a un tipo comiendo en una banca guarecido por un paraguas que no guarece gran cosa; masticando y con la mirada absorta en el gotear continuo en derredor. Mirando de cuando en cuando al cielo, con sus nubes grises y las gotas entrecerrándole los ojos.
      Ah, si supieran la cantidad de fantasmas que merodean; no se burlarían ni de su locura y mucho menos de su soledad.
      Yo,mismo a veces salgo a mirar al tipo, y también a esas sombras que le rodean; y entiendo porqué hace eso. Me refiero a ir a comer bajo la lluvia a esa banca, en silencio, y mas observando y pensando que comiendo.
      Son fantasmas lindos de recuerdos lindos.

      Comentario

      • Pantera Negra
        concientizador
        • feb 2013
        • 588

        #4
        Noviembre 15,

        ¿Quien diría que yo, compañero de fantasmas de recuerdos, habría de convertirme en uno de ellos?. Soy la sombra de ella, y como sombra inofensivo pero fiel.
        La madurez es la madurez, no se me ocurre otra forma de definirlo. Experiencia, previsión, análisis. Madurez es saber que ya no tienes posibilidad alguna de algo, en ciertas cosas, pero que estas consiente de ello y por eso ya nada te puede afectar igual. Porque hasta en eso la naturaleza es sabia, como por ejemplo cuando sufres algún accidente y la adrenalina te seda y te hace escapar del dolor atroz; en el aspecto emocional es igual. La diferencia es que eres mas experto y algo sabio.
        Juventud y madurez es como el manejo del fuego; de joven lo enciendes todo y te solazas en su grandeza y su luminosidad. Al madurar lo enciendes tenue, lo dosificas y lo cuidas, y te dura el tiempo que debe durar.
        No hay dias como estos, en que caminas con alguien agradable al lado, ya de tarde al crepúsculo mortecino; y sus palabras y su sonrisa son suficientes para que ese tenue fuego no se apague. Y si se llegara a ir y el fuego se quiere apagar, pues bueno, imagino que así debe ser de dulce la muerte, ¿no crees Aris?.

        Comentario

        • Pantera Negra
          concientizador
          • feb 2013
          • 588

          #5
          Noviembre 30,

          Una semana sin ella, niña dulce blanca y tierna. Pequeña y frágil. Recuerdo que Vero era así, y le puse un corazón coraza con palabras de don Mario que la definían bien.
          Cuando nos separamos, mas por mi que por las circunstancias o por ella misma; le dejé el poema y un dibujo.
          Ahora el poema vuela libre, porque libre siempre fue; la poesía no nace para ser prisionera de nadie, ni siquiera de su autor. En cambio aquél dibujo si será prisionero, del tiempo, de ilusiones enredadas en sus lineas y en sus colores; y prisionero del olvido.
          Niña pequeña, blanca y frágil, allá en el lugar que dejo por ahora porque así debe ser. ¿Quien será tu sombra amistosa estos días?. Sólo en los dias nublados las sombras se desvanecen, y en las noches. Pero tu no quieres ser para dias grises ni para noches solitarias.

          "¿que es poesía?, preguntas mientras clavas en mi tu mirada azul... poesía ¡eres tu!"
          ¿que es el amor?, sin cuestionar lo pregunta tu mirada... una mirada de niña sonriente y; quien fuera poeta para decir brevemente lo que es el amor. Para mi solo es un fantasma.

          Comentario

          • Pantera Negra
            concientizador
            • feb 2013
            • 588

            #6
            Diciempre 1,

            Un día frío. Mas frío por la soledad.
            Hace pocos días releí "La tregua", de Benedetti. La primera vez que leí ese libro fue hace mas de 30 años, y alguna vez lo volví a releer desde entonces, y hasta ahora esta tercera vez. A la luz de la actualidad me parece anticuado, y el personaje egoísta y por supuesto homofóbico; pero entiendo que eran otros tiempos, los cincuentas y un Uruguay que supongo no es el de hoy lo mismo que la realidad social de Latinoamérica y el mundo.
            Patético yo por tener el primer impulso, Marian, de regalártelo con la contraindicación "no es ninguna insinuación, ni lleva mensaje alguno". En verdad hubiese sido patético, sobre todo por tanta similitud en edades, en situaciones ficticias por supuesto; en esa blandenguería de emociones de alguien que se supone no siente, aunque el sentir sea su razón de todo.
            Pero lo mas importante, y te lo digo a ti que eres lo mas vivo que me rodea, que me sorprendí a mi mismo notando lo voluble que es uno mismo; y esto es importante porque yo interactúo contigo, te soy inherente y no quiero, es decir si quiero conocerme para darte una mejor persona. Dártela así, por supuesto como te la estoy dando sin interés, sin ilusión incluso, sin nada. Sólo te la doy y ya, porque eso me da vida.
            O al revés, tu me estas dando tanto y yo no quiero corresponder con una nefasta gentuza. Aunque solo soy tu sombra, y a una sombra rara vez se le voltea a ver o se le pone atención.
            Por supuesto que todo esto no te lo diré.


            Diciembre 2,

            El primer fantasma, el mayor de todos, el antiguo.

            La cazuela estaba caliente y te quejaste, gritaste sorprendida a tu papá; pero mas presto un joven de unos 16 años la tomó en tu auxilio. El perro miraba sorprendido como es que su comida pasaba de una mano a otra, y nadie se ocupaba en servírsela.

            El amor no es cosa tan complicada. Sólo es mirar como una imagen se mete, y detrás de esa imagen una persona; y desde entonces imagen y persona son uno mismo y viven en la mente a donde ambas entraron. Aquí lo importante es que a esa migración, la acompañan cantos inconmensurablemente aterrenales, y sensaciones que tampoco son de este mundo; ¿comprendes ahora porque el amor se vuelve fantasma, y nada tiene que ver con golondrinas, ni con mariposas, ni alguna de esas otras alegorías?.

            A los fantasmas les acompaña inherentemente inapelable el frío, lo gris, lo mortecino y triste; ¿porqué?.


            Diciembre 7,

            El amor que no se da, ¿donde va?. Eso ya lo leí algunas veces; y los besos que no se dan, y las palabras que no se dicen pero que se sintieron. Y los suspiros que van al aire, y las gotas que resbalan como lagrimas del día o de la noche.
            Si alguien trata de ver un fantasma, primero tiene que entender que los fantasmas se componen de todo eso. Si no entiende esto, no entiende nada.

            Comentario

            • Pantera Negra
              concientizador
              • feb 2013
              • 588

              #7
              Enero 6,

              Hazme entender, Susy. ¿Porqué el de antier, el de ayer y el de hoy ya no son el mismo; y tu si?.
              En una de esas películas de vampiros, luna nueva, Vella la protagonista espero así se escriba, le dice a él "tu serás joven y yo una vieja, así ya no me podrás amar"; no textual por supuesto, pero eso dice.
              Y es que el amor es así, eso es lo natural. El amor es por belleza, por la belleza, para la belleza; triste condena de las mandrágoras y tu entiendes lo que escribo Amanda.
              Lo natural es ser un fruto verde, un botón de flor; y ambos crecen y maduran, y se hacen plenos y bellos. Y sólo durante esa plenitud consuman la perpetuación. ¿Es el amor entonces solo una trampa de perpetuación?.
              ¿Pero entonces porqué las flores marchitas, y las hojas secas, siguen buscando al sol y a la vida con la misma intensidad de cuando fueron plenas?.
              Debe haber otra clase de amor, Susy. Ayúdame a encontrarla.

              Comentario

              • Live
                chucha cuerera
                • mar 2012
                • 4826

                #8
                no quiero interrupir... te leo
                "LA ADMINISTRACION DE UN FORO ES UNA POSICION DE SERVICIO NO DE PODER"

                Comentario

                • Pantera Negra
                  concientizador
                  • feb 2013
                  • 588

                  #9
                  Enero 11,

                  Eran mis primeros dias trabajando ahí, aun no me sentía cómodo, estaba en proceso de adaptación. Bajar los bultos de material, para suministrar a los operadores diversos, y el material de empaque.
                  Te afanabas en ganarle a la velocidad de la máquina, con el arma de tu destreza producto del tiempo de tu vida que has invertido ahí. Te miré, y traté de ver solo una mas de las trabajadoras, esas que explotan a cambio de unos pocos pesos mas. Me miraste y parecía que no me viste.
                  Yo me esforzaba por adaptarme a ese nuevo tipo de carga, pues en cada trabajo los productos y su trato difieren. Y luego pasar entre las máquinas, y mirar donde si y donde no tendría permitido apoyarme; y donde "podía" tener un contratiempo o accidente sin mayores repercusiones. Casi terminaba; casi me iba.
                  "¿Te ayudo?" preguntaste. Yo voltee a la defensiva, predispuesto a que si esto era algún tipo de burla, te castigaría con el látigo del desprecio; pero me encontré con un rostro pequeño, indiferente y concentrado en trabajar. "No lo aguantas" te respondí. "Te aguanto hasta a ti", puntualizaste.
                  Volví a mi mutismo y me alejé. Pero la verdad ya no pude marcharme de tu lado.
                  Decidí entonces... bueno no lo decidí, !está bien!. Yo fuí quien te levantó y te llevó conmigo, a convertirte desde entonces en uno de estos fantasmas que solo aparecen cuando el dia es gris, o cuando el frío resumerge al tipo en su obstinada soledad.

                  Comentario

                  • Pantera Negra
                    concientizador
                    • feb 2013
                    • 588

                    #10
                    Enero 12,

                    Estoy seguro que los tres últimos años han sido mas lluviosos que otros anteriores. Lo sé porque para mi los días con demasiado sol me son eternos, fastidiosos; en cambio los días grises y fríos son el fondo ideal para un corazón igual de yermo. En invierno si me gusta el sol por las mañanas un rato, porque calienta un poco el ambiente, el cuerpo y el alma.
                    Esos tres últimos años me he sentido cómodo, acompañado de continuo por espectros de ilusiones que parecen reales.

                    Inolvidable ese día en que te tocó acompañarme al almacén alterno, externo. Tu para hacer tu trabajo de conteo, yo para hacer el mío de acomodo y traslado de objetos. El primer rato te ayudé a preparar tus cosas, para que pudieses contar con el menor error posible. Mientras lo hacía, tu te inclinaste para acercarme mas artículos. El escote dejó ver el nacimiento de dos hermosos senos, y mi mente ya enferma para ese instante, libró de nuevo otra batalla para seguir siendo sólo un alma sin cuerpo.
                    Yo no creo en las tentaciones, ni en el sucumbir a ellas o en ser un héroe por vencerlas. Mas allá de todo eso creo en el amor, en ese espectro que se empecina en seguirlo siendo por siempre. Soy una sombra que se resiste a ser un hombre.

                    También tu eres mutante, tampoco fuiste siempre la misma. En una ocasión te sorprendí siendo una mujer de esa cultura especial, de la gente que es de exactamente ese rumbo en donde vives, o en donde vivías entonces. Y esa mujer era distinta y distante a la del almacén, y a la que me desafió en poder cargarme. O quizá el diferente y fluyente era yo y mi mente, enferma ya lo dije.
                    Pero no me sorprendo tanto, ya bien sé que el mundo de las mujeres y de los fantasmas y de las sombras es así, Vero.
                    Editado por última vez por Pantera Negra; http://www.elforolibre.com/member/2916-pantera-negra en 27/05/15, 20:40:22.

                    Comentario

                    • Eleva
                      forista auténtica
                      • mar 2012
                      • 6206

                      #11
                      pasando por tu tema te dejo saludos Pantera
                      En cada detalle se aprende algo todos los días. Buenas y malas experiencias, las buenas las atesoro, las malas a un lado.


                      all you need is

                      Comentario

                      • Pantera Negra
                        concientizador
                        • feb 2013
                        • 588

                        #12
                        Enero 17,

                        Hay de lluvias a lluvias, por ejemplo los aguaceros de mayo; cuando se combinan el calor y la humedad. Se crean tormentas con relámpagos, a veces granizo y lluvia intensa; son chaparrones de fuerza inusitada, como si la naturaleza muda quisiera expresar algo parecido a la ira.
                        Hay otras lluvias tenues o menudas, como escribía Juan Rulfo sobre aquellas lluvias extrañas al Comala cálido, extra cálido. Estas lluvias son melancólicas, deprimentes inclusive; en ellas el cielo no está iracundo, sino triste y llora. Por eso son lluvias propicias para que los recuerdos tengan rostros de mujeres distantes. En días como esos nacen y mueren fantasmas.
                        La poesía es muchas veces la explicación de espectros, o mejor dicho un intento de su descripción; entre mas nebulosa mas certera.
                        Lo que me preocupa es que mis fantasmas se están extinguiendo, y eso significa que estoy perdiendo la capacidad de sentir; y eso significa que la vejez no solo empieza a visitar mi cuerpo, sino mi alma; y eso es lo que me pone el ánimo como un día de lluvia fina y silenciosa.
                        Cuando alguien deja de ver fantasmas, aún en las condiciones propicias, es que empieza a morir.


                        Enero 30,

                        Por eso agradezco tu existencia, Marian. Porque tu eres vida y sentir, dulce niña blanca; porque solo unos minutos al final del día, bastan para ser el bálsamo de vida y de sentir.
                        Porque tu presencia sustituye a cada uno de los fantasmas desvanecidos. O quizá ellos decidieron irse por ahora, a causa tuya.

                        Comentario

                        • Pantera Negra
                          concientizador
                          • feb 2013
                          • 588

                          #13
                          Abril 4,

                          Vuelvo a recorrer el camino.
                          El agobio del sol en esa oficina, con tres paredes de cristal, hacía sudar mi frente y mi cuerpo en general; toda la novedad del internet lo valía. Por fin viajar mas allá de esas cuatro paredes que del diario eran mi prisión, incluso andando en la calle la prisión me seguía. Muchas veces me dije: la verdadera prisión la tienes en la mente, pero sobre todo en el corazón.
                          Mi pasatiempo era jugar, y te conocí en esa sala de juegos; potranca rebelde, indomable, solías decir de ti. Y te reías de mis intentos de sobresalir por entre todos, para quedar a tu par y entonces cabalgar juntos, caballo brioso en celo ante yegua altiva y evasiva.
                          Y lo hacíamos; hasta que decidimos jugar ese extraño juego, diseñado por no se quien para medir cuanto amor puede nacer de la nada.
                          Dime algo tuyo personal, y yo te cuento algo de mí. Y nos conocimos mucho mas que de cualquier otra manera que hubiésemos intentado para conseguirlo. Y yo me sumergí en tu mundo, en tus soledades, en el valle semidesértico de esa tu tierra; en los rincones de tu alma, de tus anhelos. En tus pensamientos recónditos, en tus virtudes y en tus perversiones.
                          Pero tu dijiste que yo te fallé, que fui falso y mentiroso. ¿¡Cuánto tiempo he pasado en demostrarte que no fue así!?.
                          Al final las cosas por esa inercia justiciera, por esa extraña simetría que algunos llaman karma y otros simple justicia bajo el concepto de no se que extraño Dios. Al final yo me enamoré y tu saliste volando por la ventana del olvido, del dislate poético de la perversión.
                          No podía ser así, y mi alma salió volando en pos tuyo; devolviéndote nada mas que como fantasma. Y quedando esta alma mía como una sombra de lo que pudo ser y no fue... una vez mas.

                          Comentario

                          • Pantera Negra
                            concientizador
                            • feb 2013
                            • 588

                            #14
                            Abril 17,

                            No podía entenderlo, y ahora mismo aun no alcanzo a descifrarlo del todo. Primero tu ausencia Marian, y un vacío totalmente lleno de nada en mi corazón; una insensibilidad irreconocible. ¡Un calor tan frío!.
                            Supuse que éramos amigos, que al menos una sombra de protección representaba en tu fragilidad. Pero luego ese voltear las cosas, ese dedo acusando y evidenciando todo. Ese huir de tu propia sombra, sobre todo y lo peor de todo: que tuviste éxito.

                            Ah, pero luego entendí todo con claridad. Y entendí porqué mi alma te eligió, una vez mas de entre esas tan pocas veces en que mi alma señala y elije. Pude ver el torbellino que habita en ti, en ese tan pequeño, blanco, frágil, lindo cuerpo. Pude ver que padeces ese mismo mal de alma que me agobia, que ha agobiado a la mayoría de esos fantasmas que ves aquí a mi lado; vi con claridad que eres un alma atormentanda, que llamó a la mía sin que ninguno de los dos lo supiera.
                            Y ahora estoy seguro que ya no te irás, aún a pesar tuyo o a un remoto pesar mío. Me alegra que sea así.

                            Comentario

                            • Pantera Negra
                              concientizador
                              • feb 2013
                              • 588

                              #15
                              Abril 19,

                              Me recuerdo de dos tipos.

                              Uno era un maduro de estatura media, algo encorvado y panzón; con la nariz colorada no se porqué razón; el perfecto tipo de burócrata. Con un hijo de veintitantos años, delgado y con barba de bohemio; tocaba el piano y era feliz a su manera, inmerso en su vida entre ese padre de nariz colorada y una abuela con clase e inteligente.
                              La abuela solía contar de su hijo que era un alma en sufrimiento, víctima de una pasión de amor no correspondida, cuando contaba ésto el hijo miraba al piso, entre apenado y orgulloso. Yo no entendía del todo esa charla, tendría unos 15 años y no alcanzaba a comprender que el amor cupiera en un cuerpo tan... tan ¿ordinario?, ¿ridículo?, qué se yo. Yo entonces no sabía que en verdad el amor nada tiene que ver con la belleza. Para acabar pronto, es algo que sigo a la fecha sin saber ni entender; y quizá muera y me marche sin haberlo sabido nunca.
                              Y ésto lo recuerdo ahora no sé porqué. Quizá porque hora yo soy una nueva versión de ese burócrata de nariz colorada.

                              El otro es mas peculiar. Un tipo sensible e inteligente, estudioso a mas no poder. En ese entonces frisaría él los cuarenta y tantos, y era dueño de algunos títulos en licenciatura y maestrías. Nos daba clase y solía elegir a la jovencita mas desarrollada, linda y madura de entre nuestras compañeras; para que le cargara la cafetera y echara una ojeada a una vieja fotografía que cargaba en su cartera, y quizá también esto no lo recuerdo muy bien para recibir confidencias respecto a ese amor añejo e inmortal.
                              Fue la primer alma gris que conocí, y ese gris invadía todo lo que le rodeaba: su auto, sus trajes, sus artículos personales; su humor, su recuerdo...
                              Por supuesto, era no grato para los demás profesores, por rebelde a la disciplina que en las escuelas representa la autoridad factica del círculo magisterial. Su rebeldía era también gris.

                              Una sombra tiene autoridad para emitir juicios sobre otras almas grises. A fin de cuentas sus fantasmas y los míos no son iguales, ni siquiera semejantes; en eso si somos muy precisos, aunque tales espectros sean gotas de agua, cada uno de nosotros tiene y ve bien claro cuales son las propias.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X