Diario de una sombra. - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Diario de una sombra.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • Pantera Negra
    concientizador
    • feb 2013
    • 517

    #16
    Abril 22,

    Las veces que está uno desconcertado, herido por esas flechas invisibles, y el alma se llena de esa sed que Martí llama sed de un vino que aquí, en esta tierra no se da de beber; entonces el alma ordena al cuerpo buscar libertad. Pide, exige acción liberadora; escalar cumbres, andar hasta casi desfallecer, activarse al límite de la extenuación.
    Sí, como esos vampiros nuevos que en la misma zaga de películas crepusculares, acaecen sedientos de inquietud, de acción destructiva si liberadora no se puede.
    Y yo oscilo entre esa impulsiva inquietud, y una calma madura del ente envejeciendo. Un vampiro ya desalentado, por no sentir que la eternidad sea una promisoria felicidad: pues ya la felicidad es cosa muerta.
    Si no fuese por estos fantasmas que deambulan con jirones de sentir, hace tiempo que sería nada.

    Comentario

    • Pantera Negra
      concientizador
      • feb 2013
      • 517

      #17
      Abril 25,

      Íbamos juntos, mas tu volteabas inquieta con regularidad. "Tranquila, no pasa nada. Estoy contigo",
      te dije yo. Solo sonreiste.
      Hoy veo que te acosan fantasmas y sombras angustiantes. Y que me estas convirtiendo en uno de esos.
      Pero yo prefiero no ser ni tu sombra, antes que
      causarte temor y angustia; mas no me permitiste ni
      decirte esto.
      Habrá ocasión de hablar, lo se. En casos como este no creo en las casualidamdes. Y cuando llegue ese momento quiero ser grato para ti.
      Editado por última vez por Pantera Negra; http://www.elforolibre.com/member/2916-pantera-negra en 08/06/15, 22:37:51.

      Comentario

      • Pantera Negra
        concientizador
        • feb 2013
        • 517

        #18
        Abril 29,

        Me parece que te perdí, en el caso de que alguna vez haya poseído algo tuyo. Y tan breve el periodo, que ni alcancé a juntar recuerdos. Tu rostro incluso se difumina al paso de los dias, solo queda un espectro blanco con el pelo teñido de marrón; y un par de sombras que caminaron juntas ese trecho de 10 minutos, durante algunos dias.
        Antes, cuando era mas joven pero principalmente mas optimista, solía decirme yo mismo que cada diciembre ´la navidad venía por mí´, y eso significaba que cada invierno rara vez estaba solo; es decir que en esas épocas era cuando recolectaba ilusiones que mas tarde quizá, habrían de convertirse en fantasmas.Pocos años ha que ya ni ese optimismo me queda, y cuando tomé conciencia de ello fue justo cuando tomé conciencia de que mi cuerpo está en decadencia; y mi espíritu solidario también.
        En recuerdo de esos escasos dias, suelo escuchar a Amaury Pérez. Y recuerdo el día que lo escuchamos ambos, por iniciativa mía. Tu lo oías sin escucharlo, yo lo escuchaba y te miraba.
        Hoy lo escucho y ya no te miro mas. Hacerte venir... hacerte venir.


        Abril 30,

        Que bueno que vuelven algunos espejismos de lo que fue; fantasmas salvadores.

        En la biblioteca me esforzaba por leer algún libro de lectura densa. Realmente prefería recabar poemas o fragmentos de poemas, que dijeran alegoricamente verdades de lo irreal, sobre todo verdades de las mías. En esas estaba, cuando pasaste a mi mesa y me hiciste conversación. Te miraba y te escuchaba, y me parecías un pequeño sueño que saltó de pronto hermoso a la realidad. También eras pequeña y blanca, de brazos y piernas y rostro llenitos de ternura; me parece que a mas de treinta años de ello, apenas y no logro recobrarme de ese factor sorpresa; y principalmente de la cruel manera para los dos en que te empujé a alejarte de mi lado. Ese remordimiento y ese arrepentimiento nunca me han dejado en paz.
        Fué mi primer y mayor fantasma el que, con su sombra, no dejó florecer lo que debió ser algo grandioso. ¡No es cierto!, en realidad fuí yo el culpable, con mi carga de defectos y con esa maldición personal de solo engendrar niños muertos.
        Pero eso no obsta para que te hayas quedado a mi lado por siempre mientras viva, como uno de mi mas fieles y similares espectros. Por eso debo seguir evocándote, rescatándote, añorándote Lety.

        Comentario

        • Pantera Negra
          concientizador
          • feb 2013
          • 517

          #19
          Mayo 1,

          ... No recuerdo la frase con que te presentaste. Quizá un "¿que lees?".
          Hablamos de literatura y libros, tu me hablaste de tu gusto por Dostoyevsky, yo del mío por Rulfo y mis sueños de amores empecinados. De gente, de situaciones, de personajes. "Tu te pareces a Nastasja kinsky", te decía porque en realidad si me lo parecía. Para corresponder me dijiste algo que mi egoísmo juvenil quería escuchar, como por ejemplo "tienes parecido con Alain Delon".
          Ahora me recuerdo esa canción de Violeta Parra sobre el amor a los quince, en que no sabíamos nada; palabras de amor aprendidas de antiguos comediantes. Por supuesto, ni tu ni yo teníamos quince, quizá dos o tres años mas que eso. Y tu deseo de estudiar medicina; y tu tristeza por un amor que se alejó.

          Cuando te reencontré muchos años después, quizá unos veinte; fue como si no hubiese pasado el tiempo. Iba en el asiento trasero de un microbús y te vi abordarlo, pasaste al fondo y te sentaste casi a mi lado. Te miré y te reconocí, tu blusa era como la de antes y tu porte y tu ensimismamiento. A tu rostro ahora lo marcaban huellas de paño, signo de una vida difícil; en esto si nos parecíamos mucho: en nuestra vocación de pobreza. ¿La prueba?, justo esa: ir casi uno al lado del otro en ese viejo microbús de nuestro barrio.
          No me animé a hablarte, ni a que me reconocieras. También a Alain Delón no lo había tratado mejor el tiempo; y un "¡hola Dostoievsky!" que desesperaba por salir de mi boca hacia tus oidos, murió reprimido en mi perenne negligencia amorosa.
          Nunca volteaste, no me miraste ni correspondiste a mis insistentes miradas. Ese día fue nada mas como ir a llevar flores a la tumba de otro niño muerto... una vez mas.

          Comentario

          • Pantera Negra
            concientizador
            • feb 2013
            • 517

            #20
            Mayo 2,

            Algo debo reconocerte Lety, tu firmeza. Cuando dijiste "hasta aquí", así lo hiciste. Recuerdo que te busqué y te insistí, y que recorrí todos los lugares donde convivimos, y recorrí las noches sentados en el quicio de esa mueblería cerrada. Y me planté a la puerta de tu casa, y en los lugares donde pasabas. Ya te había herido demasiado, o mejor dicho había reabierto tus propias heridas; y yo bien sabía que merecía eso. Mas no quería aceptarlo.
            Tuvo que ser la vida y mi propia juventud orgullosa los que me rescataran de ese inocuo y tardío arrepentimiento. No había nada mas que hacer, que tan solo colectarte a la galería de sombras de lo que debió ser y no dejé hacer.

            Comentario

            • Pantera Negra
              concientizador
              • feb 2013
              • 517

              #21
              Mayo 3,

              Sólo un poco tiempo después de que arribaste a mi mesa de lectura, unos dos años después quizá; cuando la entrada flamante a la que entonces era una universidad no tan popular como lo es hoy, me hacía esperar mustio en el pupitre el inicio de curso; me entretenía abriendo y cerrando ese pequeño portafolio negro, que fue mi compañero preparatoriano y sustituto de gente. El símbolo de la sombra que empezaba a ser.
              "¿Es este el salón de la materia tal, del maestro tal?" me preguntó una voz femenina. Desde entonces estaba predispuesto, por naturaleza supongo yo, por no decir por defectos de carácter y por ser desde entonces candidato al diván siquiátrico; dispuesto a ser repelente y gris. "Sí" le contesté sin voltear a mirarla, al menos el primer instante y luego por cortesía le miré a la cara.
              Era mucho para mí. Una chica de rostro noble, de cabello rubio y unos ojos azules que, con sólo un instante de mirarlos, perdían a uno entre las aguas de un inconmensurable mar. Me turbé y volví a mi mutismo, dejándola buscar sola su sitio y no permitiendo que la lógica de una impronta me encadenara a esa visión.
              Al correr de los dias naturalmente fue haciendo círculo con los de su clase, con los que eran extrovertidos y naturales, con los que estaban acostumbrados a tener mas dinero que el resto de nosotros los mortales del populacho; y yo me fui retrayendo mas en esa soledad compulsiva que desde entonces me atraía como un irresistible canto de sirena.
              Fue un destello de ese otro mundo al que siempre me he resistido a ingresar; aunque por diversas razones haya tenido que lidiar con el, y trabajar a su lado y entender; pero nunca integrarme a tal. Y esa mirada igual quedó grabada como destello de un relámpago azul, que a veces me visita para iluminar mis sombras y recordarme que aún no lo soy del todo, que aún soy persona viva.

              Comentario

              • Pantera Negra
                concientizador
                • feb 2013
                • 517

                #22
                Junio 1,

                No puedo decirte, Aris, que posea una memoria envidiable y que recuerdo cada cosa de aquello que hablamos ¿hace cuanto?, no dudo que unos 9 años atrás.
                Ha pasado tiempo y cosas desde entonces, 9 años y muchos sucesos. A veces hago recuento de lo que he vivido, y me parece que estoy viendo la película de una gente ajena a mi, Sólo que esa película me ha dejado experiencias, enseñanzas; cicatrices también.
                Tu me hablaste de tu hija, de tu sentir con respecto a ella y a toda tu vida en general; yo te leía y vivía contigo tu propia vida, así a la distancia. Tu experiencia de vida la hiciste mía también.
                Y de tu amor a medias platónico, a medias real como toda una aventura de aquellas de siete a nueve; solo que ambos sabemos que no fue entre sábanas blancas. Un amor de cuatro letras. Más adelante otras revelaciones, y mas signos de que eras un alma viva y sensible; y de la que te agradecía que con ello, hicieras simultáneamente a la mía sentirse igual de viva y enamorada de vivir, pues la vida la representabas tú.
                Luego mutaste en una mujer perversa. Perversa a tu manera de mirarlo, pues a la mía eras, seguías siendo una mujer interesante, la mas interesante para mí. Y la foto que publicaste en la página de tu localidad, en esa página que me invitaste a visitar y que recorrí de cabo a rabo, buscando en cada rincón de las actividades de tu ciudad, rastros tuyos. Nunca traté de empaparme tanto en una vida, como lo intenté contigo; aunque dijeses después que yo solo jugaba, y me perdiste la confianza y cerraste tu ventana y dejaste a mi espectro fuera por siempre, aún hasta hoy por lo menos.
                Mi memoria me hizo recordar el nombre de tu hija, y la busqué y la encontré en face; y le pregunté por tí. Quiero saber si estás bien, si todo marcha bien contigo; que al menos tengas una vida parecida a lo que es una vida normal. Pero no me contesta. Sé que no soy el mejor conversador, que no tengo o que perdí ya esa frescura para entrar en la vida de alguien, para ganar su confianza y encontrar respuestas; dudo que conteste.
                Soy una sombra errante Aris, que busca el remanso de esperanza que eras tú; pero no te encuentro aún, no te reencuentro todavía.

                Comentario

                • Pantera Negra
                  concientizador
                  • feb 2013
                  • 517

                  #23
                  Junio 12,

                  Hoy fue un día lluvioso la mayor parte de él; el tipo igual salió al parque a comer a solas, esta vez sin espectros compañeros.
                  La lluvia no evocó ni invocó a alguno, el corazón tampoco estaba frío, sino indiferente e inerme; y el sitio tampoco estaba solitario. Aquí y allá había parejas o grupillos de gente guareciéndose en donde mejor le parecía. Estas lluvias de verano son tan diferentes a las de invierno, o siquiera a las de otoño; estas tienen un frío caluroso, bochornoso; me parece que sólo sirven para generar alimento, para generar vida.

                  Sé que hay dias para esperar, este es uno de esos dias. Y sé que después vendrán dias para evocar y todo es cosa de aguardarlos. Ni siquiera tu hija Aris, da señales de actividad o vida. Ni siquiera las noches traen aparejado recuerdo alguno.
                  Sólo hay música para escuchar, y sueños para sentir que está uno en otros dias y con espectros agradables; con frios y lluvias y nubes que otorgan una tristeza viva.

                  Día para esperar y para olvidarlo.

                  Comentario

                  • Pantera Negra
                    concientizador
                    • feb 2013
                    • 517

                    #24
                    Junio 15,

                    Miré el video de Rocío Durcal con Enrique Guzmán, de hace muchos años cuando ambos empezaban a cantar, de título "acompáñame"; y entonces te miré de nuevo Marían con ese rostro blanco y pequeño, coqueto y vital. Esa mirada soñadora y viva, ese perfil del que cualquiera se enamoraría.
                    Por supuesto que me vinieron recuerdos, y entonces tu fantasma volvió a apersonarse despersonalizado en una frialdad de esas, de esas gélidas visiones que me dan calor.

                    Un destello de cuando estabas parada en la puerta del trabajo, vestida de negro y con el pelo marrón corto, digna y segura de todo en medio de tu inseguridad. Peleando por estar donde querías estar.
                    Yo no sabía como comportarme, pues ese afán mio por separar lo personal de lo laboral estaba en pugna, entre lo que sentía y lo que razonaba.
                    Como ya sabes todo lo hice mal, todo debía salir mal porque esa era la razón de ser de tu fantasma real, o de tu ser real antes de volverte sombra destellante. Yo bien sabía que todo era incontrolable, como esos sueños que crees dirigir en la somnolencia, pero que se dirigen solos porque el dueño de los sueños, su creador, les tiene destinado otro acontecer.

                    La Rocío Durcal, aquella joven, no es más que una visión del pasado que fue y que ya no puede volver. Tal como tú.



                    Junio 28,

                    Después de 30 años, con alguna releída inconsciente en ese lapso, volví a leer el "lobo estepario" de Hesse. No era lo que recordaba.
                    A pesar de acordarme todo este tiempo de los nombres, de Harry Haller y de Armanda, no podía recordar los sucesos y la trama; mucho menos la esencia del libro. Quizá que este Harry tenía algo en común con el otro, con Harry el sucio. ¿Qué semejanza?, quizá lo inadaptado, lo fuera de lo convencional, lo que en cada época era considerado convencional.

                    Pero en el fondo es la misma historia, y hablo de ese lobo estepario con el Sr. Santomé de Benedetti: son la proyección de un escritor envejeciente que hace un libro de sus fantasías ocultas. ¿Como yo aquí?. Bueno, ustedes mis fantasmas y yo sabemos esa tendencia mía de destruir una y otra vez lo que creo. Y estoy seguro de que esto que escribo lo destruiré también al fin. Y si no yo, cualquiera otro que lo lea y lo considere basura y lo mande al cesto de lo fútil y hueco y vacuo.

                    ¡Por favor!, tu lo sabes Aris, y Susi, y todos estos fantasmas lo saben, que mujeres como Laura Avellaneda y como Armanda no existen; que son mera fantasía, fantasmas creados nada mas por la imaginación de viejos decadentes, por sus esperanzas, por sus ilusiones, por sus calenturas creativas, creadoras de sueños y de espectros a modo.
                    Y que ustedes, mis fantasmas, también de alguna manera lo son. Pero yo no pretendo cobrar fama ni dinero con ustedes, que son sólo mi válvula de escape personal, que no son para la posteridad y que yéndome yo se irán conmigo.

                    Por eso esa clase de libros, y toda esa vida literaria ya no hacen sentir a este corazón que muere de a poco; como lo harán los corazones de todos.
                    ¿Quién diría que envejecer es también morir previamente?.
                    No. no me siento un lobo estepario; eso es para adolescentes que aún creen en que sentir merece un premio. Y peor aún, creen en que sufrir catarsis emocionales merece un premio mayor: hacer vivir un fantasma.
                    Yo ya no creo en eso.

                    Comentario

                    • Pantera Negra
                      concientizador
                      • feb 2013
                      • 517

                      #25
                      Septiembre 23,

                      Después de tres meses calurosos retomo estas letras, claro en un día nublado y frío, no podía ser de otra manera; y en tu día Aris este que fijé para el aniversario de nuestro desencuentro eterno.
                      Ya no se que escribir, la vida me jaló a su vorágine insensible, no encuentro motivación como aquella de nuestros dias. Veo pasar nubes grises, una tras otra y el frío calando cada parte del cuerpo, revitalizando un sentimiento que se niega a revivir.

                      Ahora soy solo una sombra, y una sombra sola además. Un tipo calado bajo una gorra obscura, con los ojos escondidos entre las sombras y el cuerpo perdido, entre una chamarra obscura y amplia.

                      Recorro los lugares nuevos, sin hallar lugar para ser lo que fui; o lo que soñé que era, y cuyo sueño me daba una serena alegría, una triste alegría.
                      Otras veces recorro los viejos lugares, los lugares de la juventud. Los lugares que acompañaban indiferentes sueños, ensoñaciones; pero sobre todo ilusiones y sensaciones vivas que salían de una soledad interna a otra externa.

                      Hoy recorro esos viejos lugares, y los sentimientos apenas se conmueven; ya ni la añoranza de lo que pudo ser y no fue, y que me daba esperanza y calor, ya ni eso me hace sentir.

                      ¿En que lugar quedé muerto, Aris?. Quizá quedé enterrado junto a nuestro niño muerto; y esto que deambula desde entonces es solo una sombra espectral.

                      Comentario

                      • Pantera Negra
                        concientizador
                        • feb 2013
                        • 517

                        #26
                        Diciembre 5,


                        No me importa estar aletargado tanto tiempo. Si no tengo nada que escribir, mejor no escribo. O mejor dicho, si lo que escribo no sale de mi mas profundo sentir, no le veo sentido el plasmarlo en letras.

                        Apenas empezando el mes iba en la combi que me transporta al trabajo, envuelto en mi vieja chamarra sudadera obscura, y abrazado amoroso a mi mochila compañera de viaje y de tantos sueños juntos; adormilado por el cansancio del trabajo, por las desmañanadas frecuentes; por la dura tarea que significa vivir, simplemente vivir, en palabras de Benedetti.

                        La mañana empezaba a clarear, la gente supongo siempre acompañada de sus respectivos angeles de la guarda; pues no me explico otra manera de sobrevivir a la manera en que los chafiretes de combis y transporte público en general, trasladan su carga de gente humilde y trabajadora, e indefensa.

                        ¿Cómo se llama?, no sé. Abordó y se sentó frente a mí. Joven, delgada y pálida, el pelo corto y negro; una mirada que penetra mas allá de lo que uno es por fuera.

                        Sin tener algo mejor que hacer la miré. Miré su mirada, miré su alma, sus emociones; su manera de desenvolverse y de ser y hacer; lo poco que se puede ser y hacer sentado en una combi que te transporta con el riesgo de tu vida en cada semáforo que no se respeta.

                        No era como todas, no era común. Su mirada miraba a la verdadera persona que está detrás del cuerpo y del rostro que está mirando. Lo sé porque yo también se mirar así.

                        Antes de bajarse, ofreció el paso a una mujer que cargaba una gran bolsa supongo que con mercancía para la vendimia; y no sólo eso, sino que le ayudó a jalar el bolsón para que bajase sin problemas. No es frecuente mirar una mujer de unos ¿19? hacer eso. No, no era una chica común. Mi manera de mirar a la gente lo evidenció, y la manera en que ella mira me lo avisó.

                        Cuando bajé, detrás de dos o tres personas mas, ya no la ví. Busqué con la mirada aquí, allá, mas allá y nada.

                        Algún día quizá la vuelva a encontrar, solo para mirarla y para tratar de que me mire. Eso ya será algo; eso ya será mucho.

                        Comentario

                        • Pantera Negra
                          concientizador
                          • feb 2013
                          • 517

                          #27
                          Abril 17,


                          Tu supusiste que no te comprendí. Pensaste que te juzgaba Aris, que lo que me confesaste era el final, que me alejaría.

                          Y quizá sí en el momento no te comprendí, no lo comprendí del todo. Pero si te perdoné, en la medida que hubiese algo que perdonar que en realidad no lo había; y te perdoné sin decírtelo porque no tendría que hacerlo: es decir que no tendría que perdonar algo, y sin embargo lo hice para que no te alejaras. Y de cualquier forma te marchaste cada vez lo entiendo mas que para siempre.

                          Hoy lo comprendo mejor. Es cierto que el karma nos alcanza, que las acciones se revierten; que las lecciones no aprendidas se repiten con mayor intensidad quizá.

                          Hay caricias que un hombre no sabe dar, no puede dar. Hay dulzura que no sale ni de los labios ni de las manos de un hombre, y que sin embargo algunas mujeres necesitan porque la vida hizo que las necesitaran. Es natural que si algo se necesita, se busque.

                          Quemándote toda en tu sed de amar, bajo el sol ardiente de la soledad. Yo escuchaba tu risa, tu voz; aunque pensaras y creyeras que nadie te escuchaba, ni miraba tu tristeza, tu dolor, tus heridas; tus alas y tu corazón rotos. Había un ciego Hipólito que todo lo miraba con compasión, con amor; tal como querias que de alguna manera fuese.

                          Que condena. Mirarte de nuevo en otra persona. Ser ese ser repugnante ciego, pero amoroso. Ser y vivir lo que no se quería.

                          Todo pasará, como una mala pesadilla. El pantano termina, y al final está de nuevo el páramo conocido, triste, yermo si quieres; pero el mío, el nuestro, el lugar donde iniciamos y donde debemos retornar.

                          Al fin, ser un fantasma y una sombra; deben dar ese privilegio de lo inmortal.

                          Comentario

                          • Mªndrªg°rª
                            Junior
                            • nov 2016
                            • 3

                            #28
                            Conejo en la luna...

                            Comentario

                            • Biguimot
                              Viejito principiante
                              • may 2013
                              • 1660

                              #29
                              Originalmente publicado por Mªndrªg°rª Ver Mensaje
                              Conejo en la luna...
                              Con esto puedo decir que puedo creer en milagros. Estoy contento.

                              Bienvenida Mandragora. Es todo un honor verte en estos lares. Has llegado y la casa toda desordenada, pero acòmodate que el corazòn es grande.

                              Pantera te habìa mencionado hace poco. Se pondrà contento.

                              Saludos.

                              He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro.
                              (Saramago)

                              Comentario


                              • Vincent
                                Vincent comentó
                                Editar un comentario
                                :::::



                                ¿Eres tú realmente?


                                Bienvenida(o), Mandrágora.





                                .

                              • Pantera Negra
                                Pantera Negra comentó
                                Editar un comentario
                                Por supuesto que es ella.

                                Solo ella sabría manejar esos simbolismos.
                            • Mªndrªg°rª
                              Junior
                              • nov 2016
                              • 3

                              #30
                              Originalmente publicado por Biguimot Ver Mensaje
                              Con esto puedo decir que puedo creer en milagros. Estoy contento.

                              Bienvenida Mandragora. Es todo un honor verte en estos lares. Has llegado y la casa toda desordenada, pero acòmodate que el corazòn es grande.

                              Pantera te habìa mencionado hace poco. Se pondrà contento.

                              Saludos.

                              Hola, encontrarle siempre es gratificante.

                              Un abrazo...

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X