Oliverio (divino) Girondo "Poema 12" - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Oliverio (divino) Girondo "Poema 12"

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • BlueRapsodia
    Junior
    • abr 2012
    • 36

    Oliverio (divino) Girondo "Poema 12"

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	olg.jpg
Visitas:	1
Size:	9,5 KB
ID:	8392




    Se miran, se presienten, se desean,
    se acarician, se besan, se desnudan,
    se respiran, se acuestan, se olfatean,
    se penetran, se chupan, se demudan,
    se adormecen, despiertan, se iluminan,
    se codician, se palpan, se fascinan,
    se mastican, se gustan, se babean,
    se confunden, se acoplan, se disgregan,
    se aletargan, fallecen, se reintegran,
    se distienden, se enarcan, se menean,
    se retuercen, se estiran, se caldean,
    se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
    se tantean, se juntan, desfallecen,
    se repelen, se enervan, se apetecen,
    se acometen, se enlazan, se entrechocan,
    se agazapan, se apresan, se dislocan,
    se perforan, se incrustan, se acribillan,
    se remachan, se injertan, se atornillan,
    se desmayan, reviven, resplandecen,
    se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
    se derriten, se sueldan, se calcinan,
    se desgarran, se muerden, se asesinan,
    resucitan, se buscan, se refriegan,
    se rehúyen, se evaden y se entregan.
    Editado por última vez por BlueRapsodia; http://www.elforolibre.com/member/85-bluerapsodia en 07/02/16, 00:58:49.
  • BlueRapsodia
    Junior
    • abr 2012
    • 36

    #2
    Del divino Oliverio

    POEMA 17
    ​(A los Súcubos)


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	olg.jpg
Visitas:	1
Size:	96,4 KB
ID:	8393


    Me estrechaba entre sus brazos chatos
    y se adhería a mi cuerpo,
    con una violenta viscosidad de molusco.
    Una secreción pegajosa me iba envolviendo,
    poco a poco, hasta lograr inmovilizarme.
    De cada uno de sus poros surgía una especie
    de uña que me perforaba la epidermis.
    Sus senos comenzaban a hervir.
    Una exudación fosforescente le iluminaba
    el cuello, las caderas; hasta que su sexo
    —lleno de espinas y de tentáculos— se incrustaba en mi sexo,precipitándome en una serie de espasmos exasperantes.
    Era inútil que le escupiese en los párpados, en las concavidades de la nariz.
    Era inútil que le gritara mi odio y mi desprecio.
    Hasta que la última gota de esperma
    no se me desprendía de la nuca,
    para perforarme el espinazo como una gota de lacre derretido, sus encías continuaban sorbiendo mi desesperación;
    y antes de abandonarme me dejaba sus millones de uñas hundidas en la carne y no tenía otro remedio que pasarme la noche
    arrancándomelas con unas pinzas, para poder echarme una gota de yodo en cada una de las heridas...
    ¡Bonita fiesta la de ser un durmiente que usufructúa
    de la predilección de los súcubos!

    Comentario

    • anamorphosia
      Junior
      • abr 2017
      • 118

      #3
      Algo más de este grande:

      NOCTURNO

      Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana.
      Luces trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos.
      Telaraña que los alambres tejen sobre las azoteas.
      Trote hueco de los jamelgos que pasan y nos emocionan sin razón.
      ¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo,
      y cuál será la intención de los papeles
      que se arrastran en los patios vacíos?
      Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras,
      y en que las cañerías tienen gritos estrangulados,
      como si se asfixiaran dentro de las paredes.
      A veces se piensa,
      al dar vuelta la llave de la electricidad,
      en el espanto que sentirán las sombras,
      y quisiéramos avisarles
      para que tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones.
      Y a veces las cruces de los postes telefónicos,
      sobre las azoteas,
      tienen algo de siniestro
      y uno quisiera rozarse a las paredes,
      como un gato o como un ladrón.
      Noches en las que desearíamos
      que nos pasaran la mano por el lomo,
      y en las que súbitamente se comprende
      que no hay ternura comparable
      a la de acariciar algo que duerme.

      Comentario

      • Kunrath
        Junior
        • may 2013
        • 50

        #4

        Comentario

        Trabajando...
        X