El arte de la desmesura. o Luis de Góngora. - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

El arte de la desmesura. o Luis de Góngora.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • anamorphosia
    Junior
    • abr 2017
    • 118

    El arte de la desmesura. o Luis de Góngora.

    Además del culteranismo propio de su autor ¿No contiene en si mismo algo de mosntruosa la construcción de este prodigioso poema, uno de los pilares del barroco literario español?
    El sonido mismo de estos versos no va en saga a lo épico del relato.

    Donde espumoso el mar sicilïano
    El pie argenta de plata al Lilibeo,
    Bóveda o de las fraguas de Vulcano
    O tumba de los huesos de Tifeo,
    Pálidas señas cenizoso un llano,
    Cuando no del sacrílego deseo,
    Del duro oficio da. Allí una alta roca
    Mordaza es a una gruta de su boca.

    Guarnición tosca de este escollo duro
    Troncos robustos son, a cuya greña
    Menos luz debe, menos aire puro
    La caverna profunda, que a la peña;
    Caliginoso lecho, el seno obscuro
    Ser de la negra noche nos lo enseña
    Infame turba de nocturnas aves,
    Gimiendo tristes y volando graves.

    De este, pues, formidable de la tierra
    Bostezo, el melancólico vacío
    A Polifemo, horror de aquella sierra,
    Bárbara choza es, albergue umbrío
    Y redil espacioso donde encierra
    Cuanto las cumbres ásperas cabrío,
    De los montes esconde: copia bella
    Que un silbo junta y un peñasco sella.

    Un monte era de miembros eminente
    Este que —de Neptuno hijo fiero—
    De un ojo ilustra el orbe de su frente,
    Émulo casi del mayor lucero;
    Cíclope a quien el pino más valiente
    Bastón le obedecía tan ligero,
    Y al grave peso junco tan delgado,
    Que un día era bastón y otro cayado.

    Negro el cabello, imitador undoso
    De las oscuras aguas del Leteo,
    Al viento que lo peina proceloso
    Vuela sin orden, pende sin aseo;
    Un torrente es su barba, impetuoso
    Que —adusto hijo de este Pirineo—
    Su pecho inunda— o tarde, o mal, o en vano
    Surcada aun de los dedos de su mano.
  • anamorphosia
    Junior
    • abr 2017
    • 118

    #2
    El tema fue inspirador del arte de todos los tiempos:





    Comentario

    Trabajando...
    X