Elena Poniatowska, "La ruptura" (de "De noche vienes") - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Elena Poniatowska, "La ruptura" (de "De noche vienes")

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • mileyes
    Expulsado de elforolibre
    • abr 2012
    • 14858

    Elena Poniatowska, "La ruptura" (de "De noche vienes")

    Vamos a leer este cuento:

    http://www.e-bookspdf.org/view/aHR0c...llbmVzLCAxOTc5
  • mileyes
    Expulsado de elforolibre
    • abr 2012
    • 14858

    #2
    Pág. 1

    Analicemos su estilo, sus comparaciones y personalizaciones:


    "Las palabras iban de un lado a otro revoloteando en el aire (sin posarse) como mariposas negras".

    "Hasta el ojo gris de la ventana parecía observarla con su mirada irónica"

    "El saco de Juan, colgado de la percha, tenía un aspecto amenazante"

    Comentario

    • mileyes
      Expulsado de elforolibre
      • abr 2012
      • 14858

      #3
      Pág. 2

      Ésta es una de las obras de Fra Diamante, el artista por el que la protagonista del cuento se obsesionó:



      "Manuela paseaba su virginidad por todos estos objetos como una hoja seca.

      Hasta que un día vino Juan con las manos suaves como hojas tersas llenas de savia."



      Ella quiso añadir a su colección de objetos un caballero tigre:

      "El tigre se acercó insinuante y malévolo. Manuela caló a fondo sus anteojos. Sí, era de esos que acaban por dar rasguños tan profundos que tardan años en desaparecer. Se deslizaba a su alrededor. A cada rato estaba en peligro de caerse, porque cruzaba delante de ella, sin mirarla pero rugiendo cosas incomprensibles como las que se oyen en el cielo cuando va a llover".


      Je, je... Yo creo que era éste el que quería:




      Por cierto: el tipo ese (el de la vida real) se suicidó:

      http://www.minutouno.com/notas/26822...n-tigre-humano

      Comentario

      • mileyes
        Expulsado de elforolibre
        • abr 2012
        • 14858

        #4
        Pág. 3

        Elena no pierde ocasión de burlarse de la religión, cuando pone en labios de la mujer que reza alusiones al hombre-felino amado:

        "¡Tigre rayado, ruega por mí!...¡Ojos de obsidiana, rueguen por mí!..."

        Hasta en las palabras del enamorado, Poniatowska pone lenguaje poético, como cuando describe sus conquistas en la playa:

        "Cuando las abrazaba eran como esponjas lentas y absorbentes. También capturaba sirenas para llevarlas a mi cama y se convertían en ríos toda la noche".

        La primera vez que Juan la besó, ella lo rechazó, aduciendo que la gente sólo se besa "después de una larga amistad, después de un asedio constante y tenaz de palabras, de proyectos".

        El despechado le decía que ella era "tan torpe como un pájaro que trata de volar". "Si sigues así, tus palabras no serán racimos de uvas, sino pasas secas de virtud...". Pero ella le alegaba que "los besos son raíces".

        Luego, Elena Poniatowska narra primero la indefensión de una mujer enamorada, comparándola con una mosca sobre la miel ("así son las mujeres enamoradas: como moscas panzonas que se dejan porque están llenas de azúcar"), y en seguida alude al debilitamiento del amado:

        "¿Qué pasa cuando un hombre deja de ser tigre? Ronronea alrededor de las domadoras caseras. Sus impetuosos saltos se convierten en raquíticos brinquitos. Se pone gordo y en lugar de enfrentarse a los reyes de la selva, se dedica a cazar ratones. Tiene miedo de caminar sobre la cuerda floja. Su amor, que de un rugido poblaba de pájaros el silencio, es sólo un suspiro sobre el tejado a punto de derrumbarse".

        Comentario

        • mileyes
          Expulsado de elforolibre
          • abr 2012
          • 14858

          #5
          Págs. 4 y 5

          De nuevo, la escritora se burla de la religión:

          "¡Rey de los cielos, únenos de una vez por todas y mátanos en una sola soldadura! ¡Virgen improbable, déjame morir en la cúspide de la ola!"

          Juan prendió otro cigarro. "El humo subió lentamente, concéntrico como holocausto."

          Ella escribió que su corazón se le había ido por una rendija del piso.

          Elena dedica todo un rebuscado párrafo a describir las palabras de Juan: "palabras antediluvianas que nos devuelven al estado esencial, entre arena, palmeras"...

          La obra termina en forma tétrica, al planear ella abrir otro poco la llave del gas.

          Comentario

          • mileyes
            Expulsado de elforolibre
            • abr 2012
            • 14858

            #6
            Este cuento se lee en una sentada. Yo veo el estilo de Elena medio empalagoso. Como que se excede en el uso de figuras poéticas, al poner textos literarios en boca incluso de personas supuestamente normales, como la de las sirenas que se convertían en ríos.

            Comentario

            • mileyes
              Expulsado de elforolibre
              • abr 2012
              • 14858

              #7
              http://www.elforolibre.com/threads/1...942#post128942

              Comentario

              • 49th girl
                Junior
                • nov 2014
                • 234

                #8
                Me gusta la idea de leer un texto con los foristas, como un círculo de lectura.

                De Poniatowska sólo he leído la crónica que hizo de Tlatelolco, de la cual me entero hizo algo de plagio y
                una novela que me gustó mucho, se llamaba ¨Hasta no verte Jesús mío¨; también alguna que otra novelita que
                no me impresionó mucho, no recuerdo el nombre o nombres.

                A mí me gusta leer por el gusto de la literatura en sí, más no para conocer al escritor y creo así debe de ser. Las dos cosas son separadas.
                Hay que preguntarse ¿quién narra? ¿Está narrado en primera persona, segunda o tercera persona? y sobre todo qué te deja la novela, el cuento,
                el relato, el ensayo en su totalidad y -o darle tu interpretación, todas son válidas.

                Si quieres tú escoges otro cuento corto y lo interpretamos.

                Comentario

                • mileyes
                  Expulsado de elforolibre
                  • abr 2012
                  • 14858

                  #9
                  Un cuento muy corto:




                  Elena Poniatowska
                  EL RECADO
                  Vine Martín, y no estás. Me he sentado en el peldaño de tu casa, recargada en tu puerta y pienso que en algún lugar de la ciudad, por una onda que cruza el aire, debes intuir que aquí estoy. Es este tu pedacito de jardín; tu mimosa se inclina hacia afuera y los niños al pasar le arranzan las ramas más accesibles... En la tierra, sembradas alrededor del muro, muy rectilíneas y serias veo unas flores que tienen hojas como espadas. Son azul marino, parecen soldados. Son muy graves, muy honestas. Tú también eres un soldado. Marchas por la vida, uno, dos, uno, dos... Todo tu jardín es sólido, es como tú, tiene una reciedumbre que inspira confianza.
                  Aquí estoy contra el muro de tu casa, así como estoy a veces contra el muro de tu espalda. El sol da también contra el vidrio de tus ventanas y poco a poco se debilita porque ya es tarde. El cielo enrojecido ha calentado tu madreselva y su olor se vuelve aún más penetrante. Es el atardecer. El día va a decaer. Tu vecina pasa. No sé si me habrá visto. Va a regar su pedazo de jardín. Recuerdo que ella te trae una sopa cuando estás enfermo y que su hija te pone inyecciones... Pienso en ti muy despacio, com si te dibujara dentro de mí y quedaras allí grabado. Quisiera tener la certeza de que te voy a ver mañana y pasado mañana y siempre en una cadena ininterrumpida de días; que podré mirarte lentamente aunque ya me sé cada rinconcito de tu rostro; que nada entre nosotros ha sido provisional o un accidente.
                  Estoy inclinada ante una hoja de papel y te escribo todo esto y pienso que ahora, en alguna cuadra donde camines apresurado, decidido como sueles hacerlo, en alguna de esas calles por donde te imagino siempre: Donceles y Cinco de Febrero o Venustiano Carranza, en alguna de esas banquetas grises y monocordes rotas sólo por el remolino de gente que va a tomar el camión, has de saber dentro de tí que te espero. Vine nada más a decirte que te quiero y como no estás te lo escribo. Ya casi no puedo escribir porque ya se fue el sol y no sé bien a bien lo que te pongo. Afuera pasan más niños, corriendo. Y una señora con una olla advierte irritada: "No me sacudas la mano porque voy a tirar la leche..." Y dejo este lápiz, Martín, y dejo la hoja rayada y dejo que mis brazos cuelguen inútilmente a lo largo de mi cuerpo y te espero. Pienso que te hubiera querido abrazar. A veces quisiera ser más vieja porque la juventud lleva en sí, la imperiosa, la implacable necesidad de relacionarlo todo con el amor.
                  Ladra un perro; ladra agresivamente. Creo que es hora de irme. Dentro de poco vendrá la vecina a prender la luz de tu casa; ella tiene llave y encenderá el foco de la recámara que da hacia afuera porque en esta colonia asaltan mucho, roban mucho. A los pobres les roban mucho; los pobres se roban entre sí... Sabes, desde mi infancia me he sentado así a esperar, siempre fui dócil, porque te esperaba. Sé que todas las mujeres aguardan. Aguardan la vida futura, todas esas imágenes forjadas en la soledad, todo ese bosque que camina hacia ellas; toda esa inmensa promesa que es el hombre; una granada que de pronto se abre y muestra sus granos rojos, lustrosos; una granada como una boca pulposa de mil gajos. Más tarde esas horas vividas en la imaginación, hechas horas reales, tendrán que cobrar peso y tamaño y crudeza. Todos estamos --oh mi amor-- tan llenos de retratos interiores, tan llenos de paisajes no vividos.
                  Ha caído la noche y ya ycasi no veo lo que estoy borroneando en la hoja rayada. Ya no percibo las letras. Allí donde no le entiendas en los espacios blancos, en los huecos, pon: "Te quiero..." No sé si voy a echar esta hoja debajo de la puerta, no sé. Me has dado un tal respeto de ti mismo... Quizá ahora que me vaya, sólo pase a pedirle a la vecina que te dé el recado: que te diga que vine.


                  Preguntas de tarea

                  Comentario

                  • mileyes
                    Expulsado de elforolibre
                    • abr 2012
                    • 14858

                    #10

                    Comentario

                    • mileyes
                      Expulsado de elforolibre
                      • abr 2012
                      • 14858

                      #11
                      Alguien comenta su interpretación de "El recado":

                      http://es.slideshare.net/grovesab/el-recado

                      Comentario

                      Trabajando...
                      X