Quedar como Santo Cristo ¿agrada a un Dios bondadoso? - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Quedar como Santo Cristo ¿agrada a un Dios bondadoso?

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • mileyes
    Le Zumba la Malanga
    • abr 2012
    • 14814

    Quedar como Santo Cristo ¿agrada a un Dios bondadoso?


    Anoche que estaba en el hospital me puse a reflexionar en lo difícil que es creer en un Dios bondadoso que nos manda castigos sin ton ni son.

    Entonces me vino a la mente el mismo razonamiento que leemos a contunucaión: identificarnos con Cristo maltratado para alcenzar una especio de "sublimación".




    José María Alimbau



    Inicio / Blog
    Actualizado 18 abril 2015
    Para horas difíciles




    - ¿Lloras? Así lloró Jesús.
    - ¿Sufres? Así sufrió Jesús.
    - ¿Te sientes clavado – inmóvil- en tu cruz? Jesús también.
    - ¿Gritas? También gritó Jesús.

    - ¿Has sido humillado? Jesús lo fue también.
    - ¿Te han escupido y golpeado? A Jesús también.
    - ¿Te han perseguido? A él también. Lo encerraron y torturaron.
    - ¿Fuiste traicionado? Jesús padeció traición también.

    “¡Es Jesús! Acércate a El / si te hallas triste, abandonado, / cansado de luchar, tal vez vencido, / agobiado de sufrimientos y cruces; incomprensiones e ingratitudes… / Que Él sabe de tristezas y agonías / y sabe qué es amar sin ser amado, / y sabe como punzan y dañan las espinas”.

    Teresa de Jesús escribió:
    - “Sea Cristo… mi confianza; / de él solo… mi asimiento; / en los cansancios… mi aliento; / y en su imitación… mi holganza”.

    Si estamos en cama y con fiebre alta, pesarosos y decaídos –el alma acusa los golpes del cuerpo enfermo-… Es entonces que podemos convertir nuestro estado de postración… en verdadera oración, con sólo identificarnos y unirnos a Jesús crucificado.
Trabajando...
X