Viernes de Sabina - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Viernes de Sabina

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • indio errante
    Estoico
    • oct 2012
    • 1762

    Viernes de Sabina

    Ana Belén y Joaquín Sabina.
    Y sin embargo...

  • indio errante
    Estoico
    • oct 2012
    • 1762

    #2
    Pie de Guerra...
    me recuerda a los foros... :-))

    Comentario

    • indio errante
      Estoico
      • oct 2012
      • 1762

      #3
      Y morirme contigo si te matas
      y matarme contigo si te mueres
      porque el amor cuando no muere mata
      porque amores que matan nunca mueren...



      Yo no quiero juntar para mañana,
      no me pidas llegar a fin de mes;
      yo no quiero comerme una manzana
      dos veces por semana
      sin ganas de comer.

      Yo no quiero calor de invernadero;
      yo no quiero besar tu cicatriz;
      yo no quiero París con aguacero
      ni Venecia sin tí.

      No me esperes a las doce en el juzgado;
      no me digas “volvamos a empezar”;
      yo no quiero ni libre ni ocupado,
      ni carne ni pecado,
      ni orgullo ni piedad.

      Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
      yo no quiero contigo ni sin ti;
      lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
      es que mueras por mí.

      Y morirme contigo si te matas
      y matarme contigo si te mueres
      porque el amor cuando no muere mata
      porque amores que matan nunca mueren.
      ...

      Comentario

      • lagartija
        Junior
        • sep 2012
        • 13

        #4
        Originalmente publicado por indio errante Ver Mensaje
        Ana Belén y Joaquín Sabina.
        Y sin embargo...

        hay alguna cancion en el mundo mejor que esta?.....

        Comentario

        • indio errante
          Estoico
          • oct 2012
          • 1762

          #5
          Originalmente publicado por lagartija Ver Mensaje
          hay alguna cancion en el mundo mejor que esta?.....
          aunque son temas diferentes pero ésta, para mi gusto compite con la anterior...

          Con la frente marchita, en version tango cantada por Adriana Varela

          Comentario

          • indio errante
            Estoico
            • oct 2012
            • 1762

            #6
            “Viudita de Clicquot”

            "A los quince los cuerdos de atar me cortaron las alas
            A los veinte escapé por las malas del pie del altar
            A los treinta fui de armas tomar sin chaleco antibalas
            Londres fue Montparnasse sin gabachos, Atocha con mar

            A los cuarenta y diez naufragué en un Plus Ultra sin faro,
            Mi caballo volvió sólo a casa. ¿Qué fue de John Wayne?
            Me pasé de la raya con tal de pasar por el aro,
            Con sesenta qué importa la talla de mis Calvin Klein...

            Comentario

            • indio errante
              Estoico
              • oct 2012
              • 1762

              #7
              "Como un dolor de muelas"

              Como si la arena cantara en el desierto
              los cantos de sirena del mar Muerto,
              como si para crecer sobraran las escaleras,
              como si escribiera un ciego un libro abierto.

              Ven a poblar el zócalo de ojos,
              siembra de migas de pan caliente
              mis canas de alcanfor adolescente...

              Comentario

              • Adriana
                Le Zumba la Malanga
                • mar 2012
                • 1031

                #8
                TIRAMISÚ DE LIMÓN



                Hice un solo desafinado
                con las cenizas del amor
                las verbenas del pasado
                cangrenan el corazón.

                Acórtate la falda nueva
                despiértate al oscurecer
                túmbate al sol cuando llueva
                no desordenes mi taller

                Tiramisú de limón
                helado de aguardiente
                muñequita de salón
                tanguita de serpiente.

                De madrugada y por la puerta de servicios
                me pasabas el hachís
                al borde del precipicio
                jugábamos a Thelma y Louise

                Pero esta noche estrena libertad un preso
                desde que no eres mi juez.
                Tu vudú ya pincha en hueso,
                tu saque se enredó en red.

                Tiramisu de limón
                helado de aguardiente
                puritana de salón
                tanguita de serpiente.

                Dónde crees que vas
                qué te parece que soy
                no mires atrás
                que ya no estoy.

                Pero dónde crees que vas
                qué te parece que soy
                si miras atrás
                mañana es hoy.

                Dónde crees que vas
                qué te parece que soy
                puede que quizás
                luego sea hoy.

                Nena dónde crees que vas
                que te parece que soy
                no mires atrás
                que ya me voy.

                Que sepas que el final no empieza hoy.

                Comentario

                • Adriana
                  Le Zumba la Malanga
                  • mar 2012
                  • 1031

                  #9
                  Que se llama soledad





                  Algunas veces vuelo
                  y otras veces
                  me arrastro demasiado a ras del suelo,
                  algunas madrugadas me desvelo
                  y ando como un gato en celo
                  patrullando la ciudad
                  en busca de una gatita,
                  a esa hora maldita
                  en que los bares a punto están de cerrar,
                  cuando el alma necesita
                  un cuerpo que acariciar.

                  Algunas veces vivo
                  y otras veces
                  la vida se me va con lo que escribo;
                  algunas veces busco un adjetivo
                  inspirado y posesivo
                  que te arañe el corazón;
                  luego arrojo mi mensaje,
                  se lo lleva de equipaje
                  una botella..., al mar de tu incomprensión.

                  No quiero hacerte chantaje,
                  sólo quiero regalarte una canción.

                  Y algunas veces suelo recostar
                  mi cabeza en el hombro de la luna
                  y le hablo de esa amante inoportuna
                  que se llama soledad.

                  Algunas veces gano
                  y otras veces
                  pongo un circo y me crecen los enanos;
                  algunas veces doy con un gusano
                  en la fruta del manzano
                  prohibido del padre Adán;
                  o duermo y dejo la puerta
                  de mi habitación abierta
                  por si acaso se te ocurre regresar;
                  más raro fue aquel verano
                  que no paró de nevar.

                  Y algunas veces suelo recostar
                  mi cabeza en el hombro de la luna
                  y le hablo de esa amante inoportuna
                  que se llama soledad.

                  Comentario

                  • Adriana
                    Le Zumba la Malanga
                    • mar 2012
                    • 1031

                    #10
                    Calle Melancolía





                    Como quien viaja a lomos de una yegua sombría,
                    por la ciudad camino, no preguntéis adónde.
                    Busco acaso un encuentro que me ilumine el día,
                    y no hallo más que puertas que niegan lo que esconden.
                    Las chimeneas vierten su vómito de humo
                    a un cielo cada vez más lejano y más alto.
                    Por las paredes ocres se desparrama el zumo
                    de una fruta de sangre crecida en el asfalto.

                    Ya el campo estará verde, debe ser Primavera,
                    cruza por mi mirada un tren interminable,
                    el barrio donde habito no es ninguna pradera,
                    desolado paisaje de antenas y de cables.
                    Vivo en el númeor siete, calle Melancolía.
                    Quiero mudarme hace años al barrio de la alegría.
                    Pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía
                    y en la escalera me siento a silbar mi melodía.

                    Como quien viaja a bordo de un barco enloquecido,
                    que viene de la noche y va a ninguna parte,
                    así mis pies descienden la cuesta del olvido,
                    fatigados de tanto andar sin encontrarte.
                    Luego, de vuelta a casa, enciendo un cigarrillo,
                    ordeno mis papeles, resuelvo un crucigrama;
                    me enfado con las sombras que pueblan los pasillos
                    y me abrazo a la ausencia que dejas en mi cama.

                    Trepo por tu recuerdo como una enredadera
                    que no encuentra ventanas donde agarrarse, soy
                    esa absurda epidemia que sufren las aceras,
                    si quieres encontrarme, ya sabes dónde estoy.
                    Vivo en el númeor siete, calle Melancolía.
                    Quiero mudarme hace años al barrio de la alegría.
                    Pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía
                    y en la escalera me siento a silbar mi melodía

                    Comentario

                    • Adriana
                      Le Zumba la Malanga
                      • mar 2012
                      • 1031

                      #11
                      Pastillas para no soñar




                      Si lo que quieres es vivir cien años
                      No pruebes los licores del placer.
                      Si eres alérgico a los desengaños
                      Olvídate de esa mujer.
                      Compra una máscara antigás,
                      Manténte dentro de la ley.
                      Si lo que quieres es vivir cien años
                      Haz músculos de cinco a seis.

                      Y ponte gomina que no te despeine
                      El vientecillo de la libertad.
                      Funda un hogar en el que nunca reine
                      Más rey que la seguridad.
                      Evita el humo de los puros,
                      Reduce la velocidad.
                      Si lo que quieres es vivir cien años
                      Vacúnate contra el azar.

                      Deja pasar la tentación
                      Dile a esa chica que no llame más
                      Y si protesta el corazón
                      En la farmacia puedes preguntar:
                      ¿tiene pastillas para no soñar?

                      Si quieres ser matusalén
                      Vigila tu colesterol
                      Si tu película es vivir cien años,
                      No lo hagas nunca sin condón.
                      Es peligroso que tu piel desnuda
                      Roce otra piel sin esterilizar,
                      Que no se infiltre el virus de la duda
                      En tu cama matrimonial.

                      Y si en tus noches falta sal,
                      Para eso está el televisor.

                      Si lo que quieres es cumplir cien años
                      No vivas como vivo yo.

                      Comentario

                      • Adriana
                        Le Zumba la Malanga
                        • mar 2012
                        • 1031

                        #12
                        Aves de paso



                        A las peligrosas rubias de bote
                        que en relicario de sus escotes
                        perfumaron mi juventud.

                        Al milagro de los besos robados
                        que en el diccionario de mis pecados
                        guardaron su pétalo azul.

                        A la impúdica niñera madura
                        que en el mapamundi de su cintura
                        al niño que fuí espabiló.

                        A la flor de lis de las peluqueras
                        que me trajo el tren de la primavera
                        y el tren
                        del invierno me arrebató.

                        A las flores de un día
                        que no duraban,
                        que no dolían,
                        que te besaban,
                        que se perdían.

                        Damas de noche
                        que en asiento de atrás de un coche
                        no preguntaban
                        si las querías.
                        Aves de paso,
                        como pañuelos cura-fracasos.

                        A la misteriosa viuda de luto
                        que sudó conmigo un minuto
                        tres pisos en ascensor.

                        A la intrépida “cholula” argentina
                        que en el corazón con tinta china
                        me tatuó “peor para el sol”.

                        A las casquivanas novias de nadie
                        que coleccionaban canas al aire
                        burlón de la “nit de Sant Joan”.

                        A la reina de los bares del puerto
                        que una noche depués de un concierto
                        me abrió
                        su almacén de besos con sal.

                        A las flores de un día
                        que no duraban,
                        que no dolían,
                        que te besaban,
                        que se perdían.

                        Damas de noche
                        que en asiento de atrás de un coche
                        no preguntaban
                        si las querías.

                        Aves de paso,
                        como pañuelos cura-fracasos.
                        A Justine, a Marylin, a Jimena,
                        a la Mata-Hari, a la Magdalena,
                        a Fátima y a Salomé.

                        A los ojos verdes como aceitunas
                        que robaban la luz de la luna de miel
                        de un cuarto de hotel, dulce hotel.

                        A las flores de un día
                        que no duraban,
                        que no dolían,
                        que te besaban,
                        que se perdían.

                        Damas de noche
                        que en asiento de atrás de un coche
                        no preguntaban
                        si las querías.

                        Aves de paso,
                        como pañuelos cura-fracasos.

                        Comentario

                        • indio errante
                          Estoico
                          • oct 2012
                          • 1762

                          #13
                          Originalmente publicado por Adriana Ver Mensaje

                          Que se llama soledad


                          Algunas veces vuelo
                          y otras veces
                          me arrastro demasiado a ras del suelo,
                          algunas madrugadas me desvelo
                          y ando como un gato en celo
                          patrullando la ciudad
                          en busca de una gatita,
                          a esa hora maldita
                          en que los bares a punto están de cerrar,
                          cuando el alma necesita
                          un cuerpo que acariciar.

                          Algunas veces vivo
                          y otras veces
                          la vida se me va con lo que escribo;
                          algunas veces busco un adjetivo
                          inspirado y posesivo
                          que te arañe el corazón;
                          luego arrojo mi mensaje,
                          se lo lleva de equipaje
                          una botella..., al mar de tu incomprensión.

                          No quiero hacerte chantaje,
                          sólo quiero regalarte una canción...

                          En versión de Rosario Flores...

                          saludos

                          Comentario

                          • indio errante
                            Estoico
                            • oct 2012
                            • 1762

                            #14
                            La canción de las noches perdidas...

                            en voz de Pasión Vega

                            Esta es la canción de las noches perdidas
                            que se canta al filo de la madrugada
                            con el aguardiente de la despedida,
                            por eso suena tan desesperada.
                            Ven a la canción de las noches perdidas
                            si sabes que todo sabe a casi nada,
                            a carrera en los leotardos de la vida,
                            a bola de alcanfor dormida en la almohada…
                            Y tiene nombre de mujer
                            como la soledad como el consuelo,
                            los fujitivos del deber
                            no encuentran taxi libre para el cielo.

                            Comentario

                            • indio errante
                              Estoico
                              • oct 2012
                              • 1762

                              #15
                              Cerrado por derribo... Maria Jimenez

                              Este bálsamo no cura cicatrices,
                              Esta rumbita no sabe enamorar,
                              Este rosario de cuentas infelices
                              Calla más de lo que dice
                              Pero dice la verdad.
                              Este almacén de sábanas que no arden,
                              Este teléfono sin contestador,
                              La llamaré mañana, hoy se me hizo tarde,
                              Esta forma tan cobarde
                              De no decirnos que no.

                              Este contigo, este sin ti tan amargo,
                              Este reloj de arena del arenal,
                              Esta huelga de besos, este letargo,
                              Estos pantalones largos
                              Para el viejo peter pan... (Joaquin Sabina)

                              Editado por última vez por indio errante; http://www.elforolibre.com/member/1020-indio-errante en 05/04/13, 19:06:49.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X