Dictando cátedra - El Foro Libre
  • Si esta es tu primer visita al foro revisa la sección de FAQ dando click en el link anterior. Debes tener un registro en el foro antes de poder publicar: Da Click en la liga de registro para hacerlo. Para que puedas ver leer nuestros mensajes, selecciona el foro que deseas visitar en la sección de abajo.

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Dictando cátedra

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes
  • Pantera Negra
    concientizador
    • feb 2013
    • 611

    Dictando cátedra

    En este tema, voy a dictar cátedra de fútbol.

    ¿Con que méritos?, se preguntarán unos. No me interesa contestar eso, es perder el tiempo. Si al final del tema alguien cree que son patrañas lo que escribo, con todo derecho se va a otros temas decepcionado y no lee mas al "arrogante" Pantera Negra.

    Para mi es válido, e incluso pienso que el señor narizón administrador, y los que le sucedan en el cargo, deben cuidar mi tema de troleos y cosas de ese tipo. Intuyo que valdrá la pena así hacerlo. Y ya, basta de alharacas y florecillas autolanzadas.
    ¡ Al grano !.


    El fútbol se compone de cuatro pilares básicos, que son la técnica, la capacidad física, el hambre o sed de triunfo, y el estilo.

    La técnica es la capacidad o destreza para manejar el balón con los pies, las piernas, el pecho, la cabeza; todo aquello con lo que es permitido jugar al fútbol. La técnica, como cualquier otra habilidad o arte incluso, es ilimitada y de permanente mantenimiento y evolución.

    La capacidad física es hacerse de un cuerpo atlético, propio para el juego del fútbol. Fuerte, flexible, resistente; en fin. Cada tipología física humana requiere de su preparación peculiar, para desarrollar ese cuerpo particular a un nivel óptimo deseado. La capacidad física también debe alcanzarse, mantenerse y evolucionar de acuerdo a las situaciones diversas, como lo son los torneos de fútbol, los descansos, y también las condiciones personales de los individuos (salud, edad, antecedentes médicos, Etc.).

    El hambre de triunfo, que también puede llamarse motivación personal, es algo individual, personal; pero también es situación de grupo. Por lo general, el hambre de triunfo es inherente a la vocación; a quienes les gusta el fútbol. Los que se dicen amarlo, son por lo general los mas motivados para sentir esa sed de ganar.

    Pero también los entrenadores tienen mucho que ver en conservar y motivar esa hambre de triunfo. Hay técnicos capaces de motivar de contínuo a sus jugadores; son gente con buena oratoria, con capacidad de transmitir ideas y sensaciones, a través de palabras y ejemplos diversos.

    Aunque al final, sigue siendo una cosa personal; y es obligación de un jugador (seleccionado) tener esa hambre, conservarla y ver la manera de que no se pierda. Buscando incluso nuevas maneras de motivar y conservar esa hambre o sed de ganar.

    El estilo es el cuarto pilar, y es tanto o mas importante que los tres anteriores. Este es inherente al grupo, al equipo; y evidentemente el fútbol es juego de colectividad, lo que hace al estilo prevalecer sobre los otros tres pilares. Pero a su vez, sin esos tres pilares, el estilo está destinado a no poder ser ejecutado.

    Tradicionalmente, históricamente en el fútbol, ha bastado con tener medianamente desarrollados esos cuatro pilares para llegar incluso a que un equipo sea campeón del mundo. Es lógico y evidente porqué es así, se le puede expresar en esta simple frase: Alguien tiene que ser campeón, y por lo general es el menos malo.

    Entonces, han existido campeones con peculiaridades; por ejemplo Brasil ha basado su éxito en desarrollar el pilar de la técnica. Alemania el pilar de el hambre, al igual que Uruguay. Italia el hambre y la condición física; en fin. Es obvio que no solo con uno de esos pilares es suficiente; hay que tener por lo menos medianamente desarrollados los otros tres pilares.

    Italia también desarrolló el estilo. Alemania y Uruguay también la condición física. Argentina conjuntó hambre, técnica y estilo.

    A mi me parece que no ha existido un equipo que tenga desarrollados los cuatro pilares, y que por consiguiente se le pueda llamar un equipo pleno.

    Sin embargo, hay equipos que han conseguido desarrollar muy bien esos cuatro pilares. Algunas veces equipos como Real Madrid, Barcelona, Milan, en fin varios mas.

    Voy a centrar este tema en el estilo, que para mí es el pilar del que hace falta hablar (escribir) más; para entender mejor qué se debe hacer, para que el fútbol evolucione.


    Sólo que lo haré en otra ocasión, por hoy el catedrático se va a descansar.

    Saludos.

  • Pantera Negra
    concientizador
    • feb 2013
    • 611

    #2
    Como no domino la teoría e historia del fútbol, lo cual no me quita el grado de catedrático; voy a utilizar términos simples para expresar mi visión de lo que es el estilo en el fútbol.

    Si una persona, llamémosle solo como identificación al azar digamos que "pelé". Si pelé es alguien que amó al fútbol desde niño, que tuvo la vocación de y al fútbol, y que de una u otra manera buscó el tener la mayor parte del tiempo un balón en los pies, y le dedicó tiempo y entusiasmo en golpearlo, conducirlo, dominarlo, atenderlo con destreza; hasta que ese amigo pelé se hizo técnicamente un maestro, con tan solo 18 años de edad digamos.

    Luego, por ahí entre los millones de habitantes de la patria de pelé hay otros como él, hasta sumar digamos que unos 25. Y luego un buen director técnico, encargado de dirigir a la selección nacional de la patria de pelé y los otros 24 como él, selecciona exactamente a esos 25 que, para que el ejemplo prospere son maestros en sus respectivas posiciones (porteros, defensas, creativos, goleadores...); ¿que sucede entonces?.

    Lo primero, que ese director técnico ya lleva ventaja al tener a 25 maestros en técnica, en todas las posibles posiciones que un equipo de fútbol requiere. Y como esos 25 elegidos, coincidentemente han luchado desde la pobreza, para superarse en lo que es su vocación, lo que aman que es el fútbol; pues es evidente que si algo les sobra es hambre de triunfo.

    Al jugar de contínuo desde niños, los 25 seleccionados ya tienen el cuerpo adaptado para jugar al fútbol; por lo que el director técnico ya lleva también ventaja en eso. Para el todo es cuestión de fortalecerles el físico, de alimentarlos sanamente y cuidarles la salud. ¿Que les falta entonces?. Les falta el estilo.

    El director técnico está obligado a que sus 25 maestros individuales, jueguen en conjunto de una manera óptima, eficiente, precisa, contundente. Por lo tanto, ese director técnico tiene la obligación de ser inteligente, sagaz, analítico, intuitivo, lúcido, experimentado (¡casi nada!). Y debe entonces entender los rudimentos del fútbol, las simplezas elementales que, poco a poco se van engranando, complicando, hasta integrar un estilo que tiene que ver con varias cosas: la tipología, complexión física de sus jugadores, de cada uno de ellos y del promedio en conjunto.

    Lo primero, tiene que enseñar a sus 25 maestritos a que lo primero es tener posesión del balón o, en su defecto, impedir que el equipo contrario la tenga. Por lo que ese director técnico está obligado a lograr que cada uno de sus jugadores adquiera vocación defensiva, además de la posible vocación creativa y/u ofensiva que pueda tener. Tiene que enseñar a que cada uno de sus jugadores ademas de construir fútbol, también lo sepa destruir u obstruir.

    Lo segundo, tiene que enseñarles a ofender en conjunto; inculcarles la idea de que el tejido de las jugadas debe hacerse con el menor riesgo posible de perder el balón. Y esto se logra cuando el balón circula entre ellos, los 25 (bueno, de los 11 que juegan), lo mas lejos posible del alcance de los 11 contrarios. Y eso se logra con dos premisas básicas: la técnica y la velocidad; aunque también con la movilidad y la visión de campo.

    Como ya vimos, resulta que esos 25 son maestros en técnica; y la velocidad es directamente proporcional a esa capacidad técnica, a saber: entre mayor técnica, mas precisión en pases a velocidad creciente. De tal suerte que, entre mayor técnica tengan los jugadores, individualmente, mayor precisión tendrán en los pases a diferente velocidad; preferentemente a alta velocidad. Aqui se denota lo importante que es seleccionar a jugadores con amplia capacidad técnica.

    Con esto, lo expresado hasta aquí, ya tenemos configurado a un equipo con las siguientes características: voraz, es decir que no permite al equipo contrario tener posesión de balón. Rápido y preciso, es decir que teje jugadas creativas y ofensivas de manera rápida, precisa, con poca falibilidad, de manera pragmática, con bajo porcentaje de error. ¿Que falta entonces?. Me parece que falta la contundencia, la cereza del pastel, el gol.

    Por lo general, los jugadores con vocación al fútbol, desde que son niños se preparan para coronar sus aspiraciones de la mejor manera: haciendo goles. Así tenemos que esos 25, además de ser técnicamente excelsos, y de que ya aprendieron a cortar el fútbol a los contrincantes; también sabe cada uno de ellos culminar las jugadas con tiro a gol; y como son técnicamente excelsos, ya lo dije, entonces tienen baja probabilidad de errar en los remates finales.

    Y ya, estos rudimentos son toda la teoría que se necesita para conseguir al mejor equipo de fútbol del mundo. Se dice facilito, solo usé dos mensajes para expresarlo. Pero en la realidad, cuesta mucho. Muchísimo trabajo y tiempo de mucha gente. De miles de niños que intentan ser como pelé el del ejemplo que cité. Que viven y conviven al diario con su pelota, con su balón. Teniendo de compañera fiel a una pared, que les devuelve cada pase de acuerdo a como el emisor lo tiró: si tiró bien, el regreso es también bueno. Si le dio un mal pase al muro, el muro devuelve un mal pase. Práctica y error, hasta el perfeccionamiento.

    Ya hablé del estilo, pero no lo he definido. El diccionario dice ésto:
    estilo
    nombre masculino
    • 1.
      Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a un artista, una obra o un período artístico y le confieren una personalidad propia y reconocible.
      [COLOR=#878787 !important]"estilo gótico; una novelita escrita siguiendo el estilo literario de la época"

      • [COLOR=#878787 !important] [/COLOR]
    • 2.
      Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan una cosa, una persona, un grupo o un modo de actuación.
      [COLOR=#878787 !important]"estilo de vestir; estilo de vida; pantalón de estilo deportivo; no pudo hacerlo él, ése no es su estilo"[/COLOR]
    [/COLOR]


    Y como el catedrático ya se volvió a cansar, dejo pasar unos dias para preparar la siguiente cátedra. Hasta entonces.



    Comentario

    • Pantera Negra
      concientizador
      • feb 2013
      • 611

      #3
      Según esa definición, unficándola o adecuándola al tema, el estilo es el conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a un grupo y/o su modo de actuación.

      En el argot futbolero tradicional, se dice que un entrenador marca el estilo con el que jugará un equipo. Me parece que eso es una acepción errónea. En todo caso, lo que se debe afirmar es que un director técnico lo que aporta es un sistema de juego; es decir un conjunto de preceptos que se deben aplicar a la hora de jugar.

      Una vez que se apliquen dichos preceptos, y que dadas las características personales de cada jugador, manifestadas en el equipo y en el juego; se puede hablar entonces ya de un estilo peculiar.

      Es evidente entonces que el estilo es variable, por la sencilla razón de que un equipo que hoy juega, mañana quizá vuelva a jugar con uno o mas jugadores distintos a los de hoy. Su estilo sufre una variación. De tal suerte que por ejemplo el Brasil de 1970 tiene un estilo diferente al de 1974, al de 1978 y Etc.

      A mi gusto, o mejor dicho a mi manera de ver las cosas, el sistema de juego debe ser similar en los equipos "grandes". Y me refiero al sistema básico, a los preceptos elementales. Así tenemos que cosas como no perder la posesión del balón, o perderla al mínimo; romper los avances y tejido de jugadas del equipo oponente, Etc. Son cosas que no deben faltar en un sistema de juego.

      Con esto doy fin a mi catedrática disertación. En estos tres mensajes se encierra el espíritu de la esencia del fútbol.

      Quien pueda entender lo dicho (escrito) y sea capaz de aplicarlo a su realidad, toda vez que se haga de los elementos aquí señalados; verá los resultados y tendrá vívida la valía y veracidad del tema.

      Y lo mejor de todo: Una cátedra valiosa y sin costo alguno. Ni siquiera la gloria, para persona alguna, pues Pantera Negra es nadie.

      Saludos.


      Comentario


      • Vincent
        Vincent comentó
        Editar un comentario
        .

        Tú sensishito como siempre, felino.

        Bien por esta cátedra.

        .
    Trabajando...
    X